Menu
RSS

Los monopolios mexicanos

  • Escrito por Pablo Trejo Pérez
  • Visitas: 9302


En diversos países de Latinoamérica, se plantea la necesidad de limitar la concentración, al mismo tiempo se intenta fomentar la competencia. El tema de los monopolios comienza a aparecer en la agenda pública de la región, está claro que una política de fomento a la competencia resulta necesaria, aunque cueste enfrentamientos con los grupos de poder, debe contemplar a todos aquellos sectores en los que se cometan abusos y se mantengan privilegios para alguno de los jugadores. La falta de competencia constituye una de las razones del incremento de precios, y por eso muchos gobiernos latinoamericanos de diversas ideologías cargan su discurso, a veces sólo el discurso, contra los monopolios cuando se dispara la inflación. Pero el impacto de éstos en los precios explica más lo estructural que lo coyuntural. Queda mucho por investigar sobre la concentración económica en Latinoamérica.
En México, los principales 100 grupos económicos aportan el 22.9% del PIB, según un estudio que la CEPAL publicó en 2010 sobre la base de datos de tres años antes. No obstante, estos conglomerados emplean al 3,5% de la población. Se observa un fenómeno de concentración en favor de los 10 primeros grupos económicos mexicanos y en deterioro de los otros grupos y empresarios. Los investigadores peruanos Germán Alarco y Patricia del Hierro, autores del trabajo titulado Crecimiento y concentración de los principales grupos empresariales de México, observan que esos 10 primeros representan más del 60% de los activos totales, pasivos y patrimonio de los 100 más grandes. Dichos conglomerados son el de Slim, (el Grupo Carso, con América Móvil y la financiera Inbursa); Cemex, de Lorenzo Zambrano Treviño; Coca-Cola Femsa, de José Antonio Fernández Carbajal; el Grupo Alfa, de Dionisio Garza Medina; el minero Grupo México, de Germán Larrea Mota Velasco; el cervecero Grupo Modelo, de Carlos Fernández González, aunque en proceso de venta a la belga AB InBev; la alimentaria Gruma y Banorte, de Roberto González Barrera; Bimbo, de Daniel Servitje Montull; el diversificado Grupo Bal, de Alberto Bailléres González; el Grupo Salinas Elektra (electrodomésticos, finanzas y TV Azteca), de Ricardo Salinas Pliego; la cadena de supermercados Organización Soriana, Ricardo Martín Bringas, y Televisa, de Emilio Azcárraga Jean. El estudio indica que los principales grupos “tienden a sobre invertir como una forma de obstruir la entrada de otros competidores”. América Móvil SAB, propiedad de Slim, controla 75% de las líneas de telefonía fija y 70% de sus teléfonos móviles y banda ancha. A su vez, Grupo Televisa SAB y TV Azteca SAB, forman un duopolio televisivo que acapara el 95% de los televidentes y han resistido los intentos por generar una mayor competencia anteriormente. Los monopolios, están acabando brutalmente con la economía familiar. Con el ingreso de las mayorías. No hay competencia por el mercado, excelencia de los bienes y servicios y por lo tanto, resultan ser los más caros del mundo. Nada nuevo, ya los socialistas utópicos, como Fourier, identificaron al monopolio, como una de las actividades más perversas del comercio.

Más Artículos...

  1. ¿Hambre o votos?