Logo

Los fideicomisos y el lavado de dinero

 

quimera

Los Panamá Papers pusieron de relieve el hecho de que gran parte de las personas que se dedican a lavar dinero lo hacen a través de lo que en finanzas internacionales se llama Beneficiaros Finales. No es muy complicado y se refiere a la persona física -el llamado Propietario Real- que ejerce el control sobre una empresa, entendido como la capacidad de imponer decisiones, nombrar o destituir a la mayoría de los consejeros o

administradores, la tenencia de más del 50% de los votos, la dirección de la estrategia, o quien tenga el 25% de las acciones. En el caso de los fideicomisos, se debe identificar a los fiduciantes (denominados “fideicomitentes”), fiduciarios u órgano de administración y beneficiarios (denominado “fideicomisario”). Este tipo de comportamiento puso de relevancia la necesidad de adoptar leyes, regulaciones y mecanismos para recoger e intercambiar información sobre los Beneficiarios Finales (BF), puesto que solo así se podrá es indispensable para combatir la evasión fiscal, el lavado de activos, la corrupción. Es por ello que el Grupo de Acción Financiera (GAFI) y el Foro Global sobre Intercambio de Información Tributaria (Foro Global) evalúan a los países para confirmar la disponibilidad (y la accesibilidad por parte de las autoridades) de información confiable y actualizada sobre los BF. Los países que reciben calificaciones negativas sufren consecuencias graves, como la inclusión en listas de paraísos fiscales o jurisdicciones no cooperantes, o la pérdida de corresponsalías bancarias (llamadas derisking en la jerga financiera) si las instituciones financieras deciden abandonar esos países (para evitar riesgos y sanciones relacionados con el lavado de activos, la financiación del terrorismo o la evasión fiscal). Justamente, estos organismos acaban de publicar un interesante informe sobre la Regulación de los Beneficiarios Finales, del cual se desprenden útiles recomendaciones tanto para evitar la evasión fiscal como el lavado de dinero:

1.    Es importante tener una metodología para definir a un “beneficiario final”, principalmente los criterios que deben considerarse para su identificación y los obstáculos que pueden surgir en este proceso. El punto es fundamental para saber si una persona está lavando dinero para su propio beneficio o, para casos más graves, como el terrorismo internacional

2.    Es importante siempre mirar de forma transparente, de acuerdo con las evaluaciones que realizan el GAFI y el Foro Global, diferenciando entre personas jurídicas y fideicomisos. Entre más empresas y personas estén involucradas, más complejo es el caso. Afortunadamente, los Papeles de Panamá muestran que muchos corporativos son poco enredados.

3.    Finalmente, existe un dilema: ¿qué tanto conviene darle publicidad a una empresa, una persona que está evadiendo sus responsabilidades fiscales? Así, se deben analizar las medidas conexas, especialmente con respecto a los registros de BF.

4.    Finalmente, se debe analizar las calificaciones relativas a las leyes y regulaciones sobre BF recibidas en las evaluaciones del GAFI y del Foro Global para saber qué tan eficaz es el marco jurídico con el que contamos. ¿Es posible atrapar a un evasor o a alguien que se dedica a lavar dinero?

Del análisis de la situación en América Latina y el Caribe (ALC) se desprende que la regulación sobre BF es dispar. Aunque la mayoría de los países tiene alguna norma que define el concepto de beneficiario final (especialmente en el caso de personas jurídicas, pero no siempre para fideicomisos), estas definiciones no siempre cumplen con los requisitos del GAFI. En algunos casos, no obstante, los países fueron más allá de los requisitos del GAFI, y establecieron umbrales (porcentajes) de titularidad aún más bajos que los sugeridos por el GAFI, abarcando a más individuos como BF. Con respecto a las calificaciones del GAFI y del Foro Global, la situación también es bastante dispar. En general, todos los países tienen espacios para mejorar su normativa y especialmente el cumplimiento en la práctica. En el futuro cercano, muchos países serán evaluados por ambos organismos en nuevas rondas que son más exigentes, especialmente en materia de BF y cumplimiento en la práctica. Aquellos países que ya se sometieron a estas evaluaciones más exigentes, obtuvieron en general peores calificaciones que los países que participaron en las rondas de evaluaciones anteriores.

Enterprise Multiconsulting México, S.A. de C.V.