Menu
RSS

Adolescentes ante el consumo de drogas

  • Escrito por Daniel Ávila Ruiz*

darvoz

De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional sobre el Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco (ENCODAT 2016-2017), el consumo experimental entre adolescentes aumentó en un 136%, de 2011 al 2017, pasando de 322 mil 500 a 761 mil 800 consumidores.

En mujeres adolescentes la cifra en 2011 fue de 395 mil, mientras que en 2017 fue de 888 mil 800 personas, lo que representa un aumento de 125% en el consumo experimental de este grupo de 12 a 17 años.

Estas cifras fueron presentadas la semana pasada por el Comisionado Nacional contra las Adicciones, Manuel Mondragón y Kalb, en un informe donde argumentó lo siguiente: “la falta de oportunidades laborales, sociales, deportivas o culturales puede orillar a los jóvenes al consumo de drogas y con ello detonarse problemas de salud y familiares”.

El consumo de drogas en jóvenes es preocupante, debido a que en esa etapa del ciclo vital el cuerpo humano no ha alcanzado su madurez óptima, tanto física como cognitivamente, ello deriva en problemas múltiples e irreversibles.

Por eso es urgente pensar en los millones de jóvenes mexicanos y poder dotarlos de herramientas para su desarrollo integral, abarcando los ámbitos académico, laboral, recreativo, físico y emocional; de esta forma se podrá contribuir a un mejor país, apostando e invirtiendo en los jóvenes que invariablemente se convertirán en el futuro de México.

Asimismo se debe trabajar con la familia de los adolescentes ya que esta juega un papel importante; esto se debe a que el ambiente familiar puede condicionar la actitud del joven hacia las drogas. Los estudios sobre el tema arrojan que aquellos adolescentes que crecen en hogares conflictivos, o donde se realizan pocas actividades conjuntas entre padres e hijos, presentan un mayor riesgo de adicción. La familia debe dar el primer paso para frenar el consumo de drogas entre los adolescentes.

Por eso se deben crear programas innovadores donde se capacite  a los padres en fomentar la convivencia y la integración con sus hijos adolescentes, porque la mayoría de las veces es justamente en esta edad donde los padres comienzan  a distanciarse de ellos.

Cabe resaltar que de acuerdo con expertos, la etapa de la adolescencia se caracteriza por una gran desafío ante las normas sociales; parte de estas características de rebeldía son incluso necesarias para forjar la identidad y defender su personalidad, entonces, es imprescindible que toda esta energía propia de la edad se potencie en actividades útiles y constructivas.

Las drogas son un problema que afecta  por igual a todos los niveles de la sociedad y será necesaria una estrategia conjunta para prevenir su consumo. Como integrante de la Comisión de Juventud y Deporte en el Senado me comprometo a aportar todo lo que esté a mi alcance en el combate a las adicciones y fortalecer los factores de protección (integración familiar y actividades recreativas) de la población adolescente para prevenir el consumo de drogas.

Daniel Ávila Ruiz*

*Senador por Yucatán. Secretario del Comité Directivo del Instituto Belisario Domínguez, Secretario de la Comisión Bicameral del Canal del Congreso e integrante de las comisiones de Relaciones Exteriores Asia-Pacífico, Juventud y Deporte, Turismo, así como de Reforma Agraria.