Menu
RSS

Niñez en México

  • Escrito por Daniel Ávila Ruiz

darvoz

Datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) y del Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas (Unicef) indican que en México hay 40 millones de menores de edad, de los cuales, 21.4 millones viven en pobreza, es decir uno de cada dos niños y adolescentes en el país vive en pobreza. Asimismo, 4.6 millones viven en pobreza extrema (1 de cada 9).

 

El Informe Anual 2016 de UNICEF arroja los siguientes datos: 2 de cada 10 niños y niñas menores de 5 años en zonas rurales presentan desnutrición crónica; 2.5 millones de niños y niñas trabajaban; 4 millones de niños, niñas y adolescentes están fuera de la escuela y más de 600 mil se encuentran en riesgo de dejarla. Por último, 9 de cada 10 estudiantes hablantes de lenguas indígenas asisten a escuelas en áreas de alta o muy alta marginación.

Varios de estos estudios afirman que las características de vulnerabilidad que existen en la población infantil tienen la probabilidad de volverse permanentes, es decir, que se reproduzcan en la siguiente generación y sus consecuencias pueden ocasionar daños irreversibles que comprometen el desarrollo presente y futuro de los niños y adolescentes.

Dentro del mismo documento hay datos sobre maltrato infantil: 1 de cada 2 niñas, niños y adolescentes ha sufrido alguna agresión psicológica por algún miembro de su familia. Además, 6 de cada 10 han experimentado algún método violento de disciplina infantil en sus hogares.

Con respecto al estado civil  23.6% de las mujeres en México se han casado o viven en unión conyugal antes de cumplir los 18 años de edad. Y, aproximadamente, 15% de las mujeres jóvenes entre 15 y 19 años está casada actualmente.

En cuanto a la migración de este grupo etario, se observan los siguientes datos: en 2016 hubo 13,746 eventos de repatriación de niños, niñas y adolescentes mexicanos desde Estados Unidos, 70% de estos casos correspondieron a niños que viajaron sin la compañía de un adulto.

Todo lo anterior nos obliga a garantizar las condiciones mínimas para el pleno ejercicio de los derechos sociales de la niñez, tales como la educación, acceso a la salud, acceso a la seguridad social, a una vivienda de calidad y a la alimentación. También es necesario crear programas más ambiciosos en el combate a la desnutrición infantil, sobre todo en comunidades rurales e indígenas, cubriendo plenamente las necesidades básicas de esta población.

La condición de la infancia en México ha tenido mejoras, pero es necesario continuar con los esfuerzos para el desarrollo de la niñez mexicana debido a que ésta debe ser una prioridad porque se trata de una inversión en el futuro de nuestra sociedad.

Hay que recordar que existe un instrumento internacional de protección a la niñez (la Convención de los Derechos del Niño, ONU 1989), donde México se comprometió a realizar la creación de políticas públicas con un enfoque de atención integral. Es prioritario que a los niños se les vea como sujetos de derechos y no sólo como figuras de asistencia por parte de las autoridades.

Nuestro país debe seguir en sintonía con los postulados internacionales y promover la protección a los derechos de los niños, niñas y adolescentes.

*Senador por Yucatán. Secretario del Comité Directivo del Instituto Belisario Domínguez, Secretario de la Comisión Bicameral del Canal del Congreso e integrante de las comisiones de Relaciones Exteriores Asia-Pacífico, Juventud y Deporte, Turismo, así como de Reforma Agraria.