Logo

Estatus de la Ley de Seguridad interior

darvoz

A partir del año 2006 el ejército salió a las calles en apoyo de diversas labores de seguridad y con la finalidad de contrarrestar a grupos de la delincuencia organizada. A pesar de que estas acciones no están reguladas por alguna ley se siguen llevando a cabo hasta nuestros días, quedando así las actuaciones de los militares en incertidumbre legal.

Al respecto, la Ley de Seguridad Interior prevé un marco de actuación para las fuerzas armadas, así como una regulación para intervenir en labores de seguridad, considerando elementos como realizar acciones de inteligencia y coordinarse con la policía.

Esta Ley de Seguridad Interior contempla que el presidente de México podrá ordenar la intervención de las fuerzas armadas en cualquier punto del país, cuando se identifiquen amenazas a la seguridad y las capacidades de las fuerzas federales o locales resulten insuficientes para hacer frente a esa situación.

Es importante escuchar todas las posturas vertidas sobre este tema, por ejemplo, el gobernador de Michoacán Silvano Aureoles expone: “La Ley de Seguridad Interior es un mecanismo que permite tomar decisiones cuando hay algún riesgo mayor o fuera de control en materia de seguridad, incluyendo la seguridad pública”.

Por su parte, el director de Asuntos Jurídicos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Alejandro Ramos, destacó que la falta de una regulación, “coloca a las Fuerzas Armadas en una disyuntiva, por lo que debe existir una certeza jurídica y definir su actuación para evitar que por una mala interpretación los que queden en una situación jurídica incierta sean los propios elementos”.

También encontramos los siguientes comentarios de organismos internacionales como el Alto Comisionado de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Zeid Ra’ad Al Hussein, quien pidió a México no aprobar el proyecto de Ley de Seguridad Interior, manifestando que “el actual proyecto legislativo podría debilitar los alicientes que tienen las autoridades civiles para asumir plenamente sus funciones”.

Por su parte Amnistía Internacional, a través de su directora ejecutiva, Tania Reneaum, expresó: “hoy es un día de retroceso para los derechos humanos, esta ley se ha apresurado, y la Cámara de Diputados aprobó un dictamen a pesar del rechazo que hemos manifestado las organizaciones de la sociedad civil”.

La Ley de Seguridad Interior ha generado mucha polémica desde su propuesta bajo el argumento de que se podrían hacer violaciones a los derechos humanos por parte de los cuerpos militares.

Por ello, es importante que en el análisis de esta Ley se exploren todas las alternativas para encontrar la mejor solución y ésta favorable para la seguridad interior de nuestra nación y para los derechos humanos de los ciudadanos, sin dejar de lado la importancia de salvaguardar en todo momento la estabilidad del país.

Por lo anterior, es de suma importancia escuchar a todas las voces y protagonistas involucrados. Esta Ley se discutirá en el Senado de la República, tomando en cuenta las propuestas de la sociedad civil tanto a favor como en contra, esto con el fin de enriquecer el debate y verlo como una herramienta democrática e incluyente sobre este tema.

Como Senador del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional estaré muy involucrado en los debates de la Ley de Seguridad Interior, para tomar la mejor decisión con bases sólidas; esperando sea la más conveniente para gobierno y ciudadanía.

*Senador por Yucatán. Secretario del Comité Directivo del Instituto Belisario Domínguez, Secretario de la Comisión Bicameral del Canal del Congreso e integrante de las comisiones de Relaciones Exteriores Asia-Pacífico, Juventud y Deporte, Turismo, así como de Reforma Agraria.

Enterprise Multiconsulting México, S.A. de C.V.