Menu
RSS

Zona Económica Especial de Progreso, Yucatán

  • Escrito por Daniel Ávila Ruiz

darvoz

El pasado 18 de diciembre el titular del Ejecutivo Federal, Enrique Peña Nieto, emitió la Declaratoria Presidencial de las Zonas Económicas Especiales para Puerto Progreso, Yucatán, dirigida especialmente al sector de las ciencias y las tecnologías de la Información y comunicación, por lo que se prevén cambios muy relevantes para la

Península.  

Una Zona Económica Especial es un área delimitada geográficamente con características naturales y logísticas para convertirse en una región productiva. Con tal objetivo, se ofrecen beneficios diversos a quienes invierten en ellas, como son los fiscales, laborales, aduanales y regulatorios, a fin de atraer inversiones en estas regiones.

Asimismo, el establecimiento de dichas zonas prevé la creación de la infraestructura necesaria de comunicaciones, transporte y tecnología; así como de desarrollo urbano, a fin de generar un entorno que propicie la productividad que asegure una mejor calidad de vida.

Sin mencionar que se impulsa la creación de miles de empleos formales directos, con seguridad social y sueldos más competitivos de lo que actualmente se percibe en estos lugares.

De acuerdo con estudios preliminares de factibilidad, la Zona Económica de Progreso puede generar 33 mil empleos en los próximos veinte años y contribuiría a incrementar de cuatro a 28 por ciento la participación del sector ciencia y tecnología en el Producto Interno Bruto de la entidad.

Cabe señalar que esta declaratoria abre la posibilidad para los negocios locales de dar servicios a las empresas foráneas que decidan instalarse en el área, propiciando así el crecimiento y fortalecimiento de las cadenas de valor en la entidad.

De esta forma, la zona económica de Progreso, Yucatán, se suma a la de Salina Cruz, Oaxaca; Puerto Chiapas; Lázaro Cárdenas, en Michoacán y Coatzacoalcos, que en conjunto constituyen cinco Zonas Económicas Especiales en el país.

No debemos perder de vista que el objetivo fundamental de esta acción es la transformación productiva de la Zona se refleje en beneficios tangibles para la población, las empresas de Yucatán y de todo el Sur-Sureste del país. En otras palabras, es una apuesta estratégica y de largo aliento para Democratizar la Productividad a nivel regional, para que sus habitantes tengan las mismas posibilidades de desarrollo y bienestar que los del resto del país.

Finalmente, aprovecho esta ocasión para señalar que, como legislador por Yucatán, daremos seguimiento a la aplicación de esta estrategia en el puerto de Progreso; con el propósito de coadyuvar desde el Congreso a potenciar el desarrollo económico de la Península y de todos los yucatecos.

*Senador por Yucatán. Secretario del Comité del Instituto Belisario Domínguez e integrante de las comisiones de Relaciones Exteriores Asia-Pacífico, Juventud y Deporte, de Turismo, así como de Reforma Agraria.