Logo

Tiempo de gobernar

darvoz

Se ha venido sosteniendo por diversos medios y expertos que la fuerza política o tsunami electoral ni siquiera ha comenzado a gobernar pero ha generado altas expectativas. Ese bono democrático con el que cuentan debe de aprovecharse y

aclarar cualquier duda que ponga en entre dicho si estamos ante un presidente electo o un candidato en permanente campaña.

Lo que es una certeza es que será un gobierno altamente observado por propios y extraños, veremos desde defensas férreas que harán de esa administración hasta voces críticas cuestionando todo, ese es uno de los costos que deben asumir, aprender que ya no están más en campaña y que ahora serán sujetos de fiscalización, de la obligada transparencia pero sobre todo de la opinión pública, cuyos logros o decepciones serán inversamente proporcionales a las expectativas.

El ejemplo de su propuesta de la llamada cuarta transformación, permite vislumbrar un tanto sobre los alcances políticos y hasta conceptuales de su idea de gobierno, compararla con otros momentos relevantes de nuestra historia se antoja arrogante, pero también con un tinte de frase de campaña que un programa de acción. Porque sus defensores por más que expongan sus elementos mínimos no dejan de ser ambiguos a la vista del ciudadano, porque como sea suena a promesa, suena a una larga campaña política de la que algunos empiezan a despertar a punta de multas por el presunto uso ilegal de recursos para fines privados durante el proceso electoral pasado.

Cierto, arriban al poder con números positivos, pero ya no está en campaña, es decir, ya no necesitan hacer promesas, ya no requieren de declaraciones beligerantes, ahora estamos ante el representante del poder ejecutivo, del lado de las instituciones con elementos legales y objetivos.

Este gobierno estará por empezar a ejercer presupuestos, ideas, planes, políticas, a hacer acuerdos, generar negociaciones a fin de minimizar los conflictos, porque de eso se trata el ambiente democrático, de encontrar salidas institucionales a potenciales zonas de conflicto, atrás quedaron las promesas fáciles, ha llegado el tiempo de gobernar y para ello se requiere más acciones que saliva, la crítica estará a la orden del día, tendrán oposición, tendrán plumas ácidas, habrá desacuerdos, incluso errores, eso lo sabemos todos, pero son ellos los que deben de comenzar por aceptar que esta arena que hoy estrenan es la arena de la realidad, una realidad urgente de resultados.

Dr. Luis David Fernández Araya

*El Autor es Economista y Doctor en Finanzas, Profesor Investigador de Varias Instituciones Públicas y Privadas.

Contacto en redes

@DrLuisDavidFer

Facebook

Page/LuisDavidFernándezAraya

Enterprise Multiconsulting México, S.A. de C.V.