Menu
RSS

Titular de Auditoría Superior de la federación anticipa reforma fiscal

  • Escrito por Redacción El Punto Crítico
 web-32-auditoria superior
México. Es indispensable hacer una reforma fiscal y revisar el pacto fiscal,
porque hay una gran presión en materia de finanzas públicas, dijo el titular de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), David Colmenares Páramo.
Al participar en el “II Foro entre legisladores en materia hacendaria: Reforma de las Haciendas Públicas”, organizado por la Cámara de Diputados, manifestó que el gasto público no ha sido bien gastado, y la recaudación está concentrada en el orden federal.
El funcionario señaló que las participaciones a los estados crecen apenas cuatro o cinco por ciento, y aproximadamente 1.0 por ciento en orden municipal, mientras que la recaudación total de México es una de las más bajas del mundo.
La recaudación promedio en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) es de 34 por ciento; en América Latina de 22 por ciento, mientras que en México anda en 16 puntos porcentuales, incluyendo los ingresos de seguridad social.
Así, hay gran dependencia de la mayor parte de las entidades federativas de las transferencias federales, en promedio de 90 por ciento, con estados como Tabasco, Oaxaca y Chiapas con más de 95 por ciento de sus ingresos de la participación de impuestos federales, con excepción de la Ciudad de México que recauda más de la mitad de sus ingresos totales.
Colmenares Páramo resaltó que desde 2015, con las reformas que se hicieron para crear el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), la Auditoría Superior de la Federación ya puede auditar el destino de las participaciones.
Hay evidencia, apuntó, de que los estados de la República utilizan la mayor parte de las participaciones para gasto corriente, subsidios, educación media y superior y aportación estatal a las universidades, lo cual es asimétrico, pues en algunas entidades aportan 10 por ciento del total y en otros rebasa 50 por ciento.
Afirmó que existe desinterés fiscal de los gobiernos estatales, algunos de los cuales eliminaron el impuesto a la tenencia, cuando podrían haber obtenido cantidades importantes por este gravamen local.
“Entonces, yo creo que estamos ante una necesidad de replantearnos toda la dinámica recaudatoria y el grado de responsabilidad fiscal”, subrayó, al estimar necesaria una reflexión nacional de la que surjan propuestas para revisar el sistema fiscal.
“Un principio simplemente básico es que necesitamos tres órdenes de gobierno fiscalmente fuertes, de tal formaque aunque se incrementen los ingresos del gobierno federal, los del gobierno estatal y los de gobiernos municipales, no podemos hacer unas reformas que les quiten a unos para darles a otros”, expresó.