Menu
RSS

Los energéticos sostienen la economía

editorial

Han caído los ingresos petroleros de forma alarmante desde 2014, sin embargo el gobierno a través de los impuestos a las gasolinas ha logrado tapar los hoyos financieros derivados de esta situación.

El reconocimiento de que en este primer semestre del año, se ha captado un 30 por ciento más en impuestos (en comparación al mismo lapso de tiempo que en 2015), confirma que somos todos los consumidores del hidrocarburo los que hemos sostenido la economía nacional. Aquí ha sido parejo.

Los ingresos se contabilizan en el orden de los 171 mil 74 millones de pesos por el Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS), son favorables a la administración.

A pesar de que la economía ya no está petrolizada, sin embargo, paradójicamente es a través de los energéticos que seguimos de forma indirecta “petrolizando” la economía.

Huelga decir que las promesas de los beneficios de la reforma energética no llegan y ni se sienten.

Los gasolinazos, a pesar de que se ha negado de forma sistemática han tenido, tienen y tendrán un fin recaudatorio. Así que seguirán para sanear nuestras golpeadas finanzas.

El hecho de ser incapaces de industrializar al país, de elevar nuestras exportaciones, de lograr nuestra autosuficiencia alimentaria y depender todo del energético, primero en extracción y venta y, ahora transformado en gasolina son una derrota de todos los partidos para llevar a buen puerto la economía en las última década.

A todas las vicisitudes derivadas del impuesto a la gasolina, vemos con tristeza cómo hay grupos de mexicanos del crimen organizado que se roban combustible ante la pasividad de autoridades federales, estatales y locales. Es decir unos pagan y otros se roban los hidrocarburos.

La pesadilla de los gasolinazos es muy dolorosa para millones de mexicanos.

Falta presenciar los impactos inflacionarios que se derivan de los aumentos de combustibles a partir de este mes de septiembre, porque si alguien debe pagar es el consumidor final.