Menu
RSS

En Manos del Congreso el Presupuesto

editorial

Los indicadores económicos se fueron dosificando semanas antes, con declaraciones de calificadoras y del Banco de México, crecimiento del PIB será de entre el 2 y el 3 %, algo muy laxo.

El petróleo se quedará en 42 dólares según previsiones y seguros para “blindarse”. Se reconoce que los ingresos por los energéticos van a la baja pero se recuperan con la base tributaria.

Se castigará de forma severa nuevamente a PEMEX con un recorte, se dirá “que esto está pasando en todo el mundo con las petroleras”.

El tipo de cambio de dólar frente al peso se quiere dejar en 18.2 pesos por la moneda verde.

De forma discursiva se establece que habrá un “superávit primario del 0.4 %”, para dar la sensación que no es deficitario.

Abajo viene el recorte de239.7 mil millones de pesos, hasta el momento.

Se dice que no se le pegará a la inversión productiva ni a los programas sociales, tampoco habrá aumento de impuestos.

Lo último serán los “apoyos sociales”, menos en un año pre electoral federal y con comicios locales en el decisivo Estado de México.

Sin embargo, es el momento del Congreso de la Unión, aquí los diputados podrán aumentar el recorte, se dice que puede llegar a los 300 mil millones de pesos pero incluso algunos lo ubican cercano a los 600 mil millones de pesos.

Por lo que Hacienda puede “lavarse las manos” y dejar “las tijeras en los parlamentarios”.

La otra parte del equilibrio es en el cobro de los impuestos, igual queda en manos del Congreso, por lo que igualmente la SHCP puede argumentar que no fue decisión de ella.

Es decir lo que vimos ayer es tan sólo el principio, si se buscan finanzas sanas, estas pasan por un recorte mayor y por el ajuste de impuestos, el balón está en manos del poder Legislativo.