Menu
RSS

Sede vacante

Las relaciones con el Estado Vaticano se estrecharon gracias a las visitas de los papas a México, primero Juan Pablo II y después Benedicto XVI, siempre bajo el respeto de la laicidad del Estado, como lo marca la Constitución; quien ocupe el lugar Joseph Ratzinger, deberá voltear hacia Latinoamérica, principalmente a nuestro país, donde la grey de la iglesia católica vive en un marco de libertades proporcionadas por el mismo estado como la de culto.

Y es que no es cosa menor, pues México aún es de los bastiones fuertes del catolicismo en el continente, y la principal entrada para Latinoamérica en ese sentido. El trabajo del sucesor de San Pedro para coadyuvar en el esclarecimiento de los abusos de menores y que estos nunca más se vuelvan a dar, es primordial para recuperar y conquistar a la feligresía que va en detrimento, no hay fecha que no se cumpla y ante su anuncio del pasado 11 de febrero, el Papa hoy “emérito” dejó de ser Papa de la Iglesia Católica después de ocho años de pontificado, quizás uno de los más difíciles de los últimos años, ya que cargaban sobre su estancia acusaciones severas de pederastía y corrupción financiera.

Antes de su anuncio en una audiencia en la que participaron varios miles de fieles y peregrinos de numerosos países, Benedicto XVI continuó con su catequesis, y para ello continuó con la explicación de El Credo, retomando desde la frase “El Creador del cielo y de la tierra” o sea Dios el origen de todas las cosas que en la belleza de la creación muestra la omnipotencia de Padre amoroso. Por lo tanto, la creación se convierte en un lugar para conocer la omnipotencia de Dios y su bondad, y en una llamada a la fe de los creyentes para que proclamemos a Dios como Creador.

El Papa se preguntó en este punto, si tiene sentido en la época de la ciencia y de la técnica, hablar aún de creación. Y explicó que la Biblia no pretende ser un manual de ciencias naturales; sino que, en cambio, pretende hacer comprender “la verdad auténtica y profunda de las cosas”.

Porque la verdad fundamental que los relatos del Génesis nos revelan es que el mundo “no es un conjunto de fuerzas en lucha entre sí, sino que tiene su origen y su estabilidad en el logos, en la razón eterna de Dios”. “Hay un designio sobre el mundo – dijo Benedicto XVI– que nace de esta razón, del Espíritu Creador”. Y creer en esto “ilumina todo aspecto de la existencia y da el valor de afrontar, con confianza y con esperanza, la aventura de la vida”.

Y no es para menos, histórico fin para la Iglesia católica y emotiva despedida en Roma: en su último día de trabajo, el papa Benedicto XVI abandonó el Vaticano y aseguró su “respeto incondicional y obediencia” a su sucesor.

Los casi ocho años de pontificado concluyeron ayer a las 20:00 horas un momento espectacular en la historia de la Iglesia, porque se hacía oficial la renuncia de un pontífice que elige libremente dejar su cargo. Casi tres horas antes, el ya Papa emérito había dejado el Vaticano y voló en helicóptero con su secretario privado a su residencia de verano de Castel Gandolfo, donde residirá los próximos meses. Benedicto es el primer Papa de la era moderna que ha renunciado.

Ahora comienza el periodo de sede vante (“la silla vacía de San Pedro”) hasta la elección de un nuevo Papa. El viernes comenzarán a llegar más cardenales a Roma. De acuerdo con el Vaticano, probablemente a principios de la próxima semana comenzarán las primeras reuniones del Colegio Cardenalicio. Por ahora se desconoce cuándo comenzará el Cónclave para elegir a un nuevo Papa, en el que está previsto que participen 115 cardenales, según datos del Vaticano.

En sus últimas horas en el Vaticano, Benedicto se reunió con los cardenales. Prometió a su sucesor “respeto incondicional y obediencia”. El sumo pontífice de 85 años anunció su retirada el 11 de febrero, alegando que le flaquean las fuerzas. Y quiso pasar su último día como una jornada normal de trabajo.

Probablemente en un par de meses, el Papa emérito –su denominación oficial ahora– se trasladará a un monasterio en los jardines del Vaticano, que actualmente está siendo reformado para él. Allí, según dijo, quiere vivir retirado y dedicado a la oración. Queda por ver cómo será lo de un ex Papa y un nuevo Papa juntos en el Vaticano. Queda así en el recurso de la humanidad el paso de un Papa agobiado y triste, que circunstancias no claras lo obligaron a retirarse.