El Punto Critico

Reporte Vial 760
ZP Largos asentamientos al cruce con semáforos en Av. Paseo de Las Palmas de Anillo Periférico hacia Cofre de Perote.
   |   
ZS Largos asentamientos en Prol. División del Norte de Muyuguarda hacia Anillo Periférico.
   |   
ZC Asentamientos al cruce con semáforos en Av. Insurgentes de Paseo de la Reforma hacia Puente de Alvarado.
   |   
ZS Largos asentamientos al cruce con semáforos encontrará en Calz. Vallejo de Av. 3-A hacia Eje 5 Norte.
   |   
ZS Asentamientos al cruce con semáforos en Av. Canal de Miramontes de Calz. de la Virgen hacia Calz. Taxqueña.
   |   

Jue09182014

Editorial de El Punto Crítico

Crece mercado negro de armas de fuego en México

editorial

Pese a la aplicación del programa federal Por tu Familia, Desarme Voluntario realizado por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), es un hecho de que en México hay en promedio 15 millones de armas, de diversos calibres, cuyos compradores, en su mayoría, del crimen organizado, invirtieron alrededor de 145 millones de dólares.

Su objetivo es armarse para combatir a las bandas rivales y los operativos que mantienen las fuerzas armadas en distintos puntos del territorio nacional.

En tan sólo unos años, el gobierno federal perdió el control sobre el registro y venta de las armas de fuego y pese a los constantes decomisos de armas, en su mayoría provienen del vecino país del norte, no existe, hasta ahora, una política pública efectiva que ayude a reducir el número de armas que hay en manos de la población civil.

La venta ilegal de armas proveniente de Estados Unidos provoca que el Estado mexicano pierda el control que antes lo hacían con rigor la Secretaría de Gobernación y la Secretaría de la Defensa Nacional, de ello da cuenta el fracasado programa gringo “Rápido y Furioso” que armó a varios cárteles de la droga y cuyo registro de armas se perdió a su llegada a suelo mexicano.

Esas armas en manos del crimen organizado elevó en los últimos años el índice de violencia de manera alarmante.

De acuerdo con cifras del congresista estadounidense Darrell Issa, presidente del Comité de Supervisión y Reforma Gubernamental de la Cámara de Representantes, en México han muerto más de 200 personas a causa de las armas de fuego involucradas de manera directa en el operativo “Rápido y Furioso”.

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en nuestro país hay alrededor de 15 millones de armas en manos de civiles y del crimen organizado; la mayor parte de éstas son distribuidas en el mercado negro.

Si bien Constitución establece que la población tiene derecho a poseer armas de bajo calibre, .25 y .380, en su domicilio para su seguridad y legítima defensa, es responsabilidad absoluta de la Sedena el registro y control de cada una de las armas que existan en el territorio nacional.

Ante este panorama urge que el gobierno federal impulse la creación de un programa nacional de desarme voluntario en la población civil.

Diputados de Movimiento Ciudadano recordaron que en 2012 México ocupó el lugar 135 entre los países más violentos, con un rating mundial como una de las naciones con el mayor número de armas de fuego sin licencia en manos de civiles.

Por ello consideran que los programas de desarme no deben ser aislados, sólo para algunas regiones, sino a nivel nacional, porque el crimen organizado ha invertido aproximadamente 145 millones de dólares para combatir a las células rivales y al gobierno federal; con ello refleja la tendencia y evolución de las bandas criminales por el uso de armamento pesado, afirman.

La Secretaría de la Defensa Nacional decomisó en 2012 más de 140 mil armas (65 por ciento rifles de asalto o armas largas), 14 millones de municiones (60 por ciento provienen de Centroamérica) y 11 mil granadas de fragmentación, pero si se estima que existen 15 millones sin ubicarse, ello revela la magnitud del problema.

Dado que en Estados Unidos, un país de 315 millones de habitantes existen al menos 300 millones de armas; estas cifras implican que en el vecino país del norte hay 88.8 armas de fuego por cada 100 habitantes, el promedio más alto en el mundo, de acuerdo con un análisis de datos de las Naciones Unidas para el Control de Drogas, Gallup, Pew Investigación y Harris Interactivo.

Ello significa que existe casi un arma por cada habitante y el 47 por ciento de los habitantes dijeron, a Gallup que tenían al menos un arma en casa.

Debemos reconocer que la delincuencia organizada, en nuestro país, creció y se fortaleció, incluso más que las autoridades, por no enfrentarla con oportunidad y dejarla crecer con toda impunidad y complicidad, a veces de las propias autoridades locales.

Ahora bien, el reto del nuevo gobierno es el de enfrentar a la criminalidad, con toda la fuerza y el poder del Estado.