El Punto Critico

Reporte Vial 760
ZN Circuito Interior mantiene circulación lenta desde Eje Centra Lázaro Cárdenas hacia Av. Eduardo Molina.
   |   
ZS Tránsito constante en ambos sentidos de Periférico entre San Antonio y San Jerónimo.
   |   
ZN Lento desplazamiento en Av. 608 procedente de Circuito Interior con dirección al Estado de México.
   |   
ZC Paseo de la Reforma presenta carga al cruce con semáforos desde Av. Insurgentes hacia Av. Hidalgo.
   |   
ZS Largos asentamientos en Av. Insurgentes desde Miguel Ángel de Quevedo hacia Barranca del Muerto.
   |   

Sáb10252014

Editorial de El Punto Crítico

Michoacán se viste de rojo

editorial

Con los violentos sucesos acaecidos en el estado de Michoacán en los últimos días, México está pintado de rojo por tanta sangre derramada. Si bien, la violencia en el país ha ido en aumento desde que se inició la lucha contra el crimen organizado y se sacó al ejército a las calles, los eventos de los últimos días demuestran lo alarmante que se ha convertido la situación y que a los diferentes gobiernos, tanto estatales como al federal, se les ha escapado de las manos.

La población en el estado purépecha ha demostrado y manifestado de diversas formas su temor por la situación que vive esta entidad. El miedo a salir a la calle es colosal, no saben si regresarán a sus respectivas viviendas o si el destino les tenga guardada una bala perdida, una balacera, una explosión, un levantón. Y entonces nadie sabrá más de ellos. Un temor más que justificable.

La ingobernabilidad en Michoacán no es noticia nueva. Fausto Vallejo, con licencia por una supuesta enfermedad, aunque parece más por ineficiente, siempre tuvo problemas para contener la violencia de un estado en el que, según se menciona, habitan varios integrantes del cártel “La Familia”. Aunque el ahora gobernador interino, Jesús Reyna, diga que los hechos violentos no ponen en riesgo la gobernabilidad del estado, es evidente que en este estado lo que rige es el miedo, el temor y la incredulidad que tienen los michoacanos en que sus autoridades logren recomponer las cosas.

Es tan preocupante la situación que el presidente Enrique Peña Nieto ha llamado a su Gabinete de Seguridad para que sostengan reuniones de emergencia de manera hermética, sin que nada de lo que se discuta ahí pueda ser del dominio público, para reforzar la fuerza militar en ese estado quizá o, simplemente, para cambiar la estrategia pues es más que evidente que la actual está fallando por mucho.

La versión oficial que nos quieren vender es que estos hechos de violencia son reacciones de los grupos criminales porque el gobierno federal los tiene atados de manos con sus nuevas estrategias de seguridad y que poco a poco lograrán eliminar estos brotes de terror impuestos por el crimen organizado, sin embargo pocas personas lo creen ya. La situación en las calles es más que evidente, no se puede engañar a un pueblo entero, venderles mentiras. Lo que hay que hacer es trabajar para que los habitantes de Michoacán puedan vivir tranquilos, brindarles seguridad de verdad. Hechos, no palabras.

A pesar de todo esto, las autoridades michoacanas, de forma cínica, invitan a que en esta temporada vacacional los turistas transiten por su estado pues, según ellos, los criminales no se meterán más que con los federales. No se puede tapar el sol con un dedo. Hoy Michoacán es un estado ingobernable, violento y bañado en sangre. Hoy, como desde hace mucho, México sufre, México llora, México agoniza. La violencia en el país cada día aumenta más. ¿Hasta cuándo se logrará parar esto? ¿Cuándo existirá seguridad para todos y cada uno de los mexicanos?

Tristemente hablar de seguridad y tranquilidad parece utópico en este país.