Menu
RSS

    trabajando2    

Nomás por eso

  • Escrito por Roberto Cienfuegos J.

SINGLADURA
Menos mal. Ya estoy más tranquilo luego de que la señora procuradora de

justicia de la Ciudad de México –y escribo justicia con minúscula porque así está, muy disminuida- la abogada Ernestina Godoy, nos acaba de informar que el estudiante Leonardo Avendaño no fue secuestrado, sólo asesinado. Ufff! Qué alivio! Ya me estaba asustando de tanto secuestro. Pero no. Sólo fue un asesinato más. Que quede bien claro, fue asesinato, no secuestro.
A mayor abundamiento, dice la señora Godoy que es falso que haya un repunte del número de secuestros en la capital mexicana. Al contrario, establece con una firmeza y autoridad que harían más falta en las pesquisas de los agentes a su cargo, que el secuestro en la ciudad capital va a la baja.
Argumenta que de diciembre a mayo suman 35 casos, con un total de 38 víctimas. Pues no más. Ahora sí que como dicen por allí “qué tanto es tantito”.
Aunque para ser honestos, Godoy admitió que en enero, sólo en enero, si hubo un poquito de descontrol debido al cambio-relevo de fiscales en la corporación a su cargo. Pero fue sólo en enero, también que quede claro. En los otros meses se ha mantenido el mismo promedio de secuestros y en abril no hubo ninguno. Pá que vean que no todo está tan mal. Pues estos qué se creen. Hay problemas, pero no tantos.
Además, y aunque lleve tiempo hay que estar seguros de que “tarde o temprano vamos a vencer la delincuencia”. Uff! Otra vez qué alivio me causa. Me emociono todito porque ya la procuradora de justicia hizo ver que le ganarán a la delincuencia. Un día, claro. “Tarde o temprano”, que lo mismo da. ¿No? Mientras pues hay que observar paciencia. Y si hay otros secuestros y asesinatos, pues paciencia. O sólo asesinatos, paciencia. Porque no es lo mismo, según la aclaratoria de la señora Godoy, que se perpetren secuestros y asesinatos. Eso sí sería grave, delicado. Pero nada de eso. Allí está el caso de Avendaño. Fue sólo el asesinato, pero no lo secuestraron.
Insistió la señora Godoy que en enero apenas, sólo se registraron 16 secuestros. Pero también que quede claro, fueron liberadas 13 víctimas. Y así, la cifra ha ido decreciendo en los meses que siguieron.
Por ejemplo, en abril no se inició ningún expediente, aunque en mayo sumaron cinco las carpetas de investigación, pero se logró rescatar a cinco víctimas y siguen las indagatorias para ubicar a una más.
Así que puso en claro que ella no va a renunciar, sino “a dar resultados a la ciudadanía”. Ojalá que sea pronto porque la paciencia tiene límites según sabemos, y peor aún, el tiempo en que se tardan las autoridades en actuar y resolver los casos, resultan un abono formidable para los criminales.
La señora Godoy también nos hace conocer la instrucción de la señora doctora Claudia Sheinbaum para que las investigaciones criminales sean “serias, profesionales, que sean apegadas a derecho, (y) respetando los derechos humanos”. Como debe ser, supongo, y sin necesidad de que la gobernadora capitalina instruya al respecto ¿o no? ¿acaso tienen los funcionarios que esperar las instrucciones de sus jefes o mandos para hacer bien las cosas? Mmmh. ¿O dicen esto para congraciarse y ensalzar las figuras de sus jefes? ¿Para que veamos los simples (des) gobernados que sus jefes son dinamita pura en eso de cumplir y hacer cumplir la ley? Y Para que sepamos que no renuncian porque van a dar resultados, nomás por eso.