Menu
RSS

Picotazo Político 14 de septiembre 18

  • Escrito por Miguel A López Farias

Picotazo político

Al PRI se le castigó con rencor, casi odio, ese sentimiento de frustración los envió al graderío, son  presenciales de la otra fiesta, la de la ola morena, pero en medio de los bocinazos no nos percatamos de que en la casa azul también se soban

fracturas, pocos recuerdan a un Ricardo Anaya empoderado y  en un segundo lugar que prometía desbancar a Andrés Manuel y hacerse de la presidencia para meter a la cárcel  a Peña Nieto y compañía.

Anaya se preparó para ganar, pero no supo qué hacer frente a los pactos en lo oscurito que terminaron por cerrarle el camino y ya , con la mirada perdida se quedó observando como el de tabasco era empujado por la mano fuerte de Los Pinos.

¿Alguien recuerda a Barreiro y los millones de pesos de ganancia por naves industriales en queretaro? Cierto, como dijo AMLO, eso fue en  campaña, ahora es otra cosa.

Anaya se fue a su casa y recibió la absolución. Pero el PAN quedó hecho harina, manoseado por su némesis histórico; el PRD, la izquierda.

Un blanquiazul que no revela si sabrá ser oposición, es más, que tipo de oposición sera para todos aquellos que no votaron por Morena.

Existe un grueso muy importante de la sociedad mexicana que históricamente ha visto al PAN como una opción responsable, que sin ser militantes, ni  conservadores rechazan los tufos populistas, y se trata de  la clase media.

En estos momentos el PAN no ha enviado una sola señal de haber entendido que perdió y el por qué perdió. Inmersos en una  cena de negros, distintos grupos se disputan el control de la aldea azul. Supuran traición y no son capaces de llevar tranquilidad a su militancia y mucho menos a esa gran bolsa de simpatizantes.

Hacia dentro del PAN  la derrota . Se la  adjudican a un Anaya, cegado por los deseos de venganza, no leyó las líneas de la  tradición  política de primero pactar y después gobernar.

Aún así, Anaya tiene la mayoría de votos pues sus incondicionales ahí siguen y se quedarán con la dirigencia de la mano de Marko Cortés.

Esto tras cortinas, hacia afuera es necesario que se muestren con la piel suficiente para encabezar una auténtica oposición, ser quirúrgicos, creativos y muy eficientes para conseguir un lugar en la marquesina.

Ellos lanzaron lo del alto al gasolinazo y  la realidad los ubica en la tarea imposible de detener el tsunami de Morena, pero su voz, la de los azules, bien podría sonar fuerte si entienden, si se calzan en el lugar de millones de ciudadanos que no se identifican con Morena y se sienten  defraudados por el PRI.

En el vestidor panista existen mujeres y hombres realmente valiosos, que podrían generar enormes contrapesos para lo que se asoma: un gobierno aplanadora.

Muchos votaron por morena, pero muchos también no lo hicieron, ahí radica la oportunidad de que un partido como el PAN fije los pilotes de una oferta política distinta.

Y seamos claros, PRI y PRD aún no salen de terapia intensiva, no aguantarían otra cachetada.

Y el pan, si se atreve a mirarse con humildad bien podría ponerse el traje de héroe para muchos mexicanos.