Menu
RSS

Los cometas, chivos expiatorios

cometa Pan-Starrs

Estoy convencido de que todos actuamos seguros de que lo que hacemos es lo correcto, y solo cuando algo sale mal es cuando le echamos la culpa a alguien o algo más, eso es lo que ha pasado con los cometas.

En 1505 se presentó el cometa Halley y mientras Cortes aprovechó el evento para animar a sus hombres a la conquista, Moctezuma asumía que era un mal presagio, el regreso de Quetzalcoatl en defensa de los pueblos sometidos por los aztecas.

Si un Rey ganaba una batalla era, obviamente, por sus propios méritos, pero si perdía la corona era por culpa del cometa como lo muestra el ya famoso tapiz de Bayeux donde se narra, con imágenes para los no letrados, el paso del cometa Halley lo que según la época, causó la pérdida de la corona del Rey Harold de Inglaterra por manos de Guillermo el conquistador.

Es como si ahora el paso del cometa Pan-Starrs vino a augurar la renuncia del papa Benedicto XVI, lo que sería malo, y para otros el anuncio de la llegada de un papa latinoamericano, lo que sería un buen presagio para los argentinos.

No fue sino hasta 1758 en que se pudo observar el cometa Halley en el año que Edmund Halley lo había predicho que dejaron de ser los mensajeros de malos augurios para confirmar que son eventos astronómicos de cuerpos que pertenecen al Sistema Solar, y que se formaron junto con el sol y los planetas hace unos cuatro mil quinientos millones de años. Los cometas se encuentran más allá de las órbitas de los planetas, y ocasionalmente se acercan al interior del Sistema Solar, cruzan las órbitas de los planetas interiores, el Sol derrite los hielos de los que están hechos los cometas formando una atmósfera de gases en ellos llamada coma y el hielo y polvo que van dejando por la fuerza del viento solar forman una cola que llega a extenderse hasta por millones de kilómetros, lo que los hace los objetos más extendidos del sistema planetario. Aunque no siempre son visibles a simple vista, llegan a acercarse al sol decenas de cometas al año, pero el promedio de cometas visibles a simple vista es de solo uno cada diez años, y ya hace varias decenas que no se ha visto uno tan espectacular como el Halley en 1910. Dicen las narraciones que cubría una amplia franja en el cielo nocturno y que alumbraba más que la Luna. Cuando la Tierra en su órbita alrededor del Sol se cruza con el material dejado por el cometa se producen las llamadas lluvias de estrellas, de las cuales se pueden obtener calendarios de las distintas lluvias de estrellas en el año y que toman el nombre de la constelación de donde parecen provenir los meteoros como las Leónidas, las Perseidas etc. Si tiene la oportunidad en estas vacaciones de contar con un cielo claro y limpio no deje de buscar el cometa Pan-Starrs hacia el horizonte, aproximadamente media hora o una hora después del ocaso hacia la izquierda de donde se mete el sol, o sea hacia el suroeste. Si logra observar el cometa tendrá un recuerdo inolvidable.@SergioUniverso>