Menu
RSS

Un siglo de historias en el Museo Regional de Guadalajara

  • Escrito por Pablo Miranda Ramírez

web-63-cultura-guadalajara2

En pleno centro de la Perla Tapatía, y junto a los jaliscienses más ilustres, se erigen imponentes las paredes del Museo Regional de Guadalajara; dentro, sus

múltiples salas albergan muestras de nuestro pasado, arte centenario y el legado de más de un siglo de historia como museo.

A punto de cumplir un siglo, el Museo Regional de Guadalajara es un recinto del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) que ofrece una variedad de exposiciones para conocer aspectos paleontológicos, pictóricos, históricos, artísticos, etnográficos y arqueológicos de distintas etapas de las sociedades que habitaron en la región Occidente del país.

“Tenemos una colección pictórica gigantesca. La pinacoteca del museo es particular porque abarca obras desde el siglo XVI al siglo XX, y normalmente las obras de la primera etapa siglo XX son escasas en los museos regionales”, menciona el historiador Roberto Velasco Alonso, director del Museo Regional de Guadalajara.

Abierto el 10 de noviembre de 1918, la construcción de este recinto, conocido en ese entonces como Museo de Bellas Artes, inició en 1743 y finalizó 15 años después, en 1758. Sin embargo, no fue museo desde el inicio, sino que también cumplió las funciones de cuartel, cárcel, biblioteca y liceo para varones antes de convertirse en lo que es ahora.

“Después de la Guerra de Reforma, la expropiación de bienes al clero y la Guerra Cristera, la destrucción del arte sacro fue algo brutal y este museo logró ser el receptáculo de muchas obras que se pudieron perder y ahora se conservan aquí”.

Resurgir con arte y pasado

El recinto es popular por ser casa de la osamenta del mamut de Santa Catarina, un ejemplar que fue descubierto hace poco más de 50 años en el sur de Jalisco y que se mantiene erguido dentro del museo sin ayuda de cables que lo sostengan, asegura el director del recinto tapatío.

También se cuenta con una colección arqueológica que abarca los periodos prehistórico, preclásico, clásico y posclásico, así como ejemplares completos de tumbas de tiro, que eran cámaras dedicadas a la sepultura en las culturas antiguas y que con el paso de los años muchas de ellas fueron destruidas por saqueadores.

El director del museo detalla que entre el patrimonio del recinto también se encuentran pinturas que datan del siglo XVII, pero también obras de arte moderno, como una colección de cuadros del pintor jalisciense Gerardo Murillo, conocido como Doctor Atl; fotografías de Tina Modotti, e incluso pinturas con estilo cubista del muralista Diego Rivera.

“Tenemos una colección osteológica muy grande con información craneal como la deformación craneana tabular oblicua o erecta; cráneos braquicéfalos, mesocéfalos y dolicocéfalos, así como muestras patológicas óseas y congénitas”, agrega el director al referirse a la colección de cráneos con que se cuenta.

Velasco Alonso señala que a la par de la llegada de los 100 años se trabaja con una reestructuración dentro del museo, la finalidad es congregar las ideas particulares de las distintas áreas de la institución para conocer propuestas que puedan servir al recinto para mejorar.

“Estamos trabajando con el cuerpo de investigación en la renovación de los guiones; con el cuerpo de restauración para planificar y dictaminar los estados de condición de las obras; también acondicionamos los espacios para que sean más propicios para recibir obras”.

Festejar y crecer

Con la inminente llegada de los 100 años, el Museo Regional de Guadalajara prepara una serie de actividades para conmemorar los festejos. Desde inicio de año, el recinto es sede de mesas de debate en las que se abordan temas como el patrimonio natural, arquitectónico o artístico de Guadalajara a lo largo del último siglo.

Por otra parte, también se preparan exposiciones temporales que buscarán demostrar la sexualidad de las sociedades antiguas del Occidente y los hábitos de los antiguos pobladores, según las representaciones que plasmaban en las figuras que colocaban en las tumbas de tiro.

“Vamos a crear la sala de Arqueología 1, donde vamos a entender la vinculación de los primeros pobladores con la megafauna para conocer cómo fue el encuentro entre los humanos y la fauna pleistocénica americana y cómo fue su relación hasta la extinción de esos animales y la creación de las primeras ciudades, aldeas y centros de poder”, añade.

Actualmente el recinto exhibe la exposición temporal Esencias, riquezas y secretos del Museo Regional de Guadalajara: 100 años custodiando el patrimonio, en la que muestra las colecciones pictóricas, arqueológicas y artísticas que ha resguardado este edificio desde hace casi un siglo.