Menu
RSS

Papa Francisco inaugura Semana Santa.

  • Escrito por Super User

20130325papa
CIUDAD DEL VATICANO.- Ante decenas de miles de personas el papa Francisco inauguró su primera Semana Santa, con una misa en la que pidió a los católicos mantener la esperanza y los exhortó a jamás acostumbrarse al mal.


Según datos del Vaticano, más de 250 mil fieles asistieron a los ritos del Domingo de Ramos en la Plaza de San Pedro y calles adyacentes, donde el Sumo Pontífice invitó a los cristianos a llevar la alegría de Cristo a todo el mundo y a no ilusionarse con la sed de dinero.
Vestido con ornamentos rojos y con el báculo llevado por un ayudante, Francisco llegó al recinto Vaticano a bordo de un papamóvil descubierto, en medio del cántico Hossanna. “No sean nunca hombres y mujeres tristes: un cristiano jamás puede serlo, nunca se dejen vencer por el desánimo”, agregó el obispo de Roma el día en que la Iglesia católica conmemora la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén.
Este domingo el argentino Jorge Mario Bergoglio, elegido como Papa el pasado 13 de marzo, celebró también el Día mundial de la juventud a nivel diocesano, antesala de la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que se celebrará del 23 al 28 de julio próximo en Río de Janeiro.
El pontífice anunció públicamente que viajará a esa ciudad brasileña para participar en el evento y expresó a los jóvenes que ellos traen la alegría de la fe y animan a vivirla con un corazón lozano, incluso a los 70 u 80 años.
Al finalizar la misa Francisco recorrió la plaza en el papamóvil, besó a niños, descendió del vehículo para saludar a enfermos y se detuvo ante un grupo de latinoamericanos con quienes conversó en español, entre los aplausos y el ondear de banderas de diferentes naciones, muchas argentinas.
Este domingo el Papa también envió su cuarto mensaje a través de la red social Twitter, en el que dijo aguardar con alegría el próximo mes de julio, en Río de Janeiro.
Les doy cita en aquella gran ciudad de Brasil, agregó en su cuenta @Pontifex cinco días después de la ceremonia inaugural de su pontificado, la primera de los últimos 600 años en realizarse con su antecesor aún vivo.