Menu
RSS

Resaltan éxito de clínica del IMSS-Jalisco en cirugía ambulatoria

Establecida formalmente en septiembre de 2010, la Unidad de Cirugía Ambulatoria del Hospital General de Zona (HGZ) No. 14 del IMSS en Jalisco se alza como uno de los servicios más representativos y productivos del nosocomio.
En entrevista, el director del citado hospital, Martín Hernández Salcido, destacó que con la apertura de dicha área, además de los beneficios para el paciente (quien puede egresarse en máximo 24 horas tras la intervención), el hospital tiene mayor disponibilidad de espacios.
"Esto redunda muy significativamente en una dinámica más ágil en el área de urgencias", afirmó el especialista y precisó que con la Unidad de Cirugía Ambulatoria, el promedio de ahorro por paciente atendido es de dos días de cama-hospital.
Resaltó que el impacto más notorio con esta estrategia, además de reducir el riesgo de infecciones nosocomiales es evitar la sobre-saturación en los servicios de urgencias debido a la falta de camas para internamiento de pacientes que así lo requieran.
Explicó que las cirugías que se realizan en esta unidad, son de mínima invasión y generalmente se hacen mediante laparoscopía, lo que facilita su ejecución pero también una más rápida recuperación del paciente.
Añadió que las intervenciones más comunes en las que se emplea esta técnica y que por consiguiente se hacen en esta unidad, son las oftalmológicas (cirugía de corrección de catarata y colocación de lente intraocular).
Así como cirugías de nariz, sin omitir las colecistectomías (extirpación de vesícula), corrección de hernias y artroscopías de rodilla las cuales no requieren más de 24 horas de hospitalización.
"Gracias a la cada vez mayor simplificación en las técnicas quirúrgicas, se ha establecido un indicador nacional en este renglón que precisa que por lo menos el 40 por ciento de las intervenciones en los hospitales, debe ser ambulatoria", dijo el médico.
La intención es la mejora continua de los servicios, haciéndolos más simplificados y que con ello la seguridad y satisfacción del usuario sea mayor.
Reiteró que con la cirugía ambulatoria las molestias para el paciente se reducen y su tiempo de estancia también con lo que la dinámica familiar no se altera por la necesidad de estar cuidándolo por periodos largos de hospitalización.
"Además de que el paciente puede reincorporarse más rápidamente a su actividad normal, sin necesidad de incapacidades prolongadas que merman su economía", agregó.