Menu
RSS

Limosnas el botín

hablando

Es una verdadera vergüenza que habitantes de Santa Catarina, Juquila en el estado de Oaxaca, se disputen a balazos el manejo de alrededor de 12 millones de pesos anuales de limosnas que los feligreses católicos, devotos de la virgen de Juquila, depositan en

el santuario El Pedimento. Lo que dejó, en este reciente enfrentamiento, un muerto, ocho heridos y un clima de inseguridad por la gente armada que está al acecho del santuario.

Se trata de dos bandos, uno de bienes comunales y el otro de integrantes de comités de cuadrillas, barrios y colonias, mismos que ocuparon El Pedimento para hacerse cargo de la administración, hasta que fueron desalojados por un grupo afín al alcalde de Santa Catarina, Manuel León Sánchez. Es importante destacar que los enfrentamientos son desde hace unos 30 años en que convirtieron en botín las limosnas que dan los feligreses.

El presidente, Manuel León Sánchez, quien, aunque lo niega, metió las manos en el conflicto, enviando a personas identificadas por la población, como parte de su gente, que cobran en la nómina municipal y que estuvieron involucradas en el enfrentamiento que rompe la tregua que, desde noviembre pasado, habían firmado los grupos que se disputan las limosnas a efecto de que la autoridad municipal "no se hiciera cargo de los recursos" y así evitar más problemas.

El manejo de esos recursos ha estado en manos de grupos políticos cercanos al presidente municipal en turno. Dinero que se utiliza con otros fines; y esa es la razón por la que la arquidiócesis de Oaxaca, solicitó a la Secretaría de Gobernación que intervenga para que la iglesia recupere la administración del santuario el Pedimento para que, " las limosnas de los fieles ya no se utilicen para pagar campañas políticas del PRI", como aseguró el coordinador de la comisión de justicia y Paz, de la arquidiócesis  Francisco Mayrén Peláez.

El gobernador Gabino Cué, sabe de esta historia que se repite una y otra vez; que grupos políticos se disputan los recursos, y que a cada enfrentamiento está la posibilidad de consecuencias funestas, pero ni así ha hecho algo. Gabino Cué, también sabe que de acuerdo a la Ley de Asociaciones Religiosas y de Culto Público, el gobierno no debe usufructuar las limosnas del santuario, que lamentablemente han convertido en botín.