Menu
RSS

¡Qué descubrimiento!

hablando

De verdad funcionarios, políticos y gobernantes están preocupados por el tema de la "Explotación de los jornaleros de Baja California"?, porque con esta preocupación mediática y oportunista demuestran su desinformación o poco interés por lo que sucede en nuestro país en materia de explotación laboral en general, y en particular de los jornaleros. Hasta hoy "Descubren" lo grave, lo trágico y reprobable, de la forma en que han sido explotados nuestros campesinos. Porque su estado de confort, no les permite, ni por error, imaginarse que los más pobres, entre ellos los jornaleros, desde siempre han sido explotados.


    Pero aceptando como simple ignorancia y no como perversión, respecto a lo que sucede en este país, donde sí hay pobres; para actualizarlos les comentaré que hasta 2012, de acuerdo al CONEVAL, el 20 por ciento  de la población mexicana "vive en extrema pobreza" y más del 50 por ciento "es pobre". Eso no les dice nada?, no les  activa las neuronas para preguntarse ¿a qué se debe?. Vivimos en un país, con enormes riquezas: petróleo, plata, oro, etc. entonces porqué hay explotación y porqué crece el número de pobres en vez de disminuir?. En 2006 se dijo se había  disminuido el índice de pobreza extrema a 13 por ciento, y la pobreza a 42 por ciento, pero reitero, la fauna política, organizaciones de Derechos Humanos, y demás oportunistas pegan el grito en el cielo.
    En el día internacional de la erradicación de la pobreza, como en todos los actos conmemorativos, se habla de la problemática, se lamenta la condición, y lanzan pronunciamientos encaminados a establecer proyectos y programas cuya finalidad sería combatir la pobreza, pero nadie se anima a incrementar el salario, anteponen cientos de argumentos, mientras que funcionarios y gobernantes ganan salarios estratosféricos. Queda claro que los programas de gobierno solo son paliativos ante un problema de escasez de ingresos y mantienen salarios de sobrevivencia y altos niveles de subempleo.
    Los trabajadores de México sobreviven con salarios de miseria, que oscilan entre los 300 y los 700 pesos por semana, que no les alcanza para la canasta básica, y desde luego a eso se le llama explotación laboral; pero en el campo la situación es más grave, de ahí la inmigración de millones de mexicanos para intentar mejorar su situación económica, porque están hartos de la miseria y perdieron la confianza en el gobierno.
    Se imaginan que hasta hoy se anuncia que para evitar que los jornaleros sufran condiciones inhumanas en campos agrícolas, autoridades federales y locales revisarán ranchos de Baja California y Baja California Sur. Lástima que se les olvida que hay ranchos en la mayor parte del país. Además la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, anuncia que se alista un grupo interinstitucional en el que participarán autoridades federales, locales y de derechos humanos. La historia se repetirá una y otra vez  y me da mucha risa que la presidenta de la comisión de Derechos Humanos del Senado Angélica de la Peña, dijo que es un contrasentido histórico que debe avergonzarnos a todos porque en México persiste la esclavitud... Más que frase dominguera.