Menu
RSS

Que se puede esperar son panistas

hablando

Por supuesto que me uno al repudio que se ha manifestado en contra de esos panistas inmorales que se atrevieron a burlarse de la necesidad de los jornaleros explotados en San Quintín. Se sintieron muy graciosos jugando con esos mensajes enviados a través de las redes sociales que únicamente revelan su enorme grado de estupidez.


    Debería darles vergüenza aplaudir a quienes explotan a la clase pobre de este país; gente que se gana el sustento con un gran sacrificio, y no como ellos que son parásitos del presupuesto nacional. ¿Con este tipo de sujetos pretenden volver a gobernar al país. Los mexicanos debemos ser cuidadosos al emitir nuestro sufragio, sobre todo por aquellos políticos que han externado frases despectivas en contra de la gente pobre.
    Citar en las redes sociales, como lo hizo el secretario estatal de Acción Juvenil del PAN en Baja California: que los Jornaleros de San Quintín son los mejores pagados del país, es un comentario torpe, al que se sumó el de otro vividor del erario y su compañero de partido, Carlos Gorotica Domínguez: “Que estudien si quieren ganar más, de qué sirve entonces matarte estudiando si un jornalero quiere ganar 300”.  Este pelafustán no tiene la menor idea de lo que dice, porque si los jornaleros o sus hijos tuvieran la oportunidad de estudiar contando con recursos para hacerlo, este mediocre panista se estaría tragando sus palabras, porque la inteligencia no se da por condición social, ni credo.
    Quien piense que los jornaleros del país y en general la clase trabajadora de México, no tiene derecho a exigir mejores salarios, merece nuestro repudio. Debería darles vergüenza que en nuestro país, más del 70 por ciento de sus habitantes vive en pobreza y cerca del 20 por ciento vive en extrema pobreza (que no tienen ni para comer), y los más de 15 millones de indígenas que sufren trato de esclavos.  Deberían de preocuparse porque los jornaleros ganen bien, y más vale que no caiga la gota que derrame el vaso de la tolerancia de los mexicanos pobres porque se van a arrepentir.    
    Un ofrecimiento de 130 pesos diarios, por supuesto no resuelve los problemas de nadie. Los jornaleros pedían 300 pesos porque el salario que recibieron por años, fue ofensivo. Ahora pretenden negociar un salario de 200 pesos diarios, que por el esfuerzo que realizan, es bien merecido. No se debe olvidar que el gobernador Francisco de la Vega  de la Madrid, afirmó que si los jornaleros reciben un pago mayor, vendrán más en demanda de trabajo.  Eso quiere decir que sí conocía y en su caso alentaba la explotación de los jornaleros.
    Esta problemática de los jornaleros de todo el país debe ser atendida por los legisladores y verificar que se les trate de manera digna y se les pague un salario que satisfaga, por lo menos  sus más elementales necesidades. Todos saben de qué se trata, pero todos se hacen cómplices de la explotación.