Menu
RSS

Pero si son cínicos

hablando

Cuando leí las cínicas declaraciones del presidente del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Jalisco, Guillermo Alacaráz Cross, en las que sostiene que de acuerdo a la Constitución política de  los Estados Unidos Mexicanos, los consejeros electorales deben ganar igual que los magistrados y  como acto de obediencia y para no conflictuarse con los mandatos constitucionales, estos desconsiderados (por no calificarlos como lo estoy pensando), se incrementaron sus percepciones en más de 30 mil pesos mensuales y él, en particular se convierte en el funcionario mejor pagado.


     Y todo esto sucede mientras se realizan recortes presupuestales a diversos programas sociales, se cancelan programas como el tren rápido, incluso que estarían a punto de cancelar el ambicioso proyecto del Aeropuerto Internacional de México, con sede en Texcoco, así como programas de desarrollo social para las entidades, derivado del duro golpe económico que significa la caída en los precios del petróleo y la volatilidad cambiaria del peso mexicano. Lo que por cierto pone en riesgo los programas baluarte del gobierno federal: Prospera y la Cruzada Contra el Hambre.
    Pero no sólo eso, porque este funcionario que muestra una voracidad incontrolable  por el dinero, no entiende que en este país, llamado México, existen más de más de 20 millones de personas que viven en la miseria absoluta, sin la menor oportunidad de desarrollo; este mismo país en donde se acaba de ventilar un escándalo de proporciones mayúsculas, la explotación de indígenas por dueños de empresas agrícolas, hecho que como dije en comentario anterior, recién descubrieron los políticos que aseguran preocuparse por los pobres, aunque la explotación es cosa de todos los días.
    Bueno el caso es que mientras esto sucede en México, Guillermo Alacaráz Cross,    ya es el mejor pagado de Jalisco con ingresos brutos de casi  de 188 mil pesos mensuales, superan lo que gana el gobernador. Su ambición no tiene límites, pues los consejeros electorales hicieron caso omiso del acuerdo de sus antecesores de disminuir sus emolumentos en respuesta a la andanda de críticas hechas por la ciudadanía que advirtió la incongruencia de estos funcionarios que “respetan lo que dice la constitución”.
    Ojalá estos consejeros electorales hagan bien su trabajo, para que valga la pena pagar “sus servicios”, de lo contrario lo menos que pueden hacer es dejar el cargo. Si cobran caro que den resultados de lo contrario que los corran, porque  es inmoral que ellos ganen tanto para vivir en la opulencia mientras otros viven en la miseria.