Menu
RSS

Le daremos el beneficio de la duda

hablando

Hace muchos años, alguien me comentó: El mayor problema en México es que a los políticos los convierten en todólogos; y así es, por eso,  podemos ver a Ingenieros como responsables de salud o médicos como jefes policíacos, o como el reciente caso de Alfredo Castillo, quien fue procurador de justicia en el Estado de México; luego Comisionado Nacional en Michoacán y recientemente nombrado dirigente de la Comisión Nacional del Deporte, CONADE. Encuentran alguna coherencia?, ¡yo no¡,

    Esto quiere decir que no importa que carrera hayan estudiado o si tienen alguna especialidad, si  estudiaron o no, lo que importa es pertenecer a un equipo político que decida dónde ubicarlos. Lo demás no importa y por eso, los resultados son casi siempre desastrosos, salvo honrosas excepciones. El deporte mexicano no es competitivo a pesar de que contamos con jóvenes con alto potencial; pero no hacen buen papel porque no existe un proyecto para convertir a nuestro país en una potencia en el deporte. Desde luego eso no es Culpa de Alfredo Castillo.  

     A quienes han dirigido la CONADE, poco o nada les ha importando el deporte y han permitido la corrupción a niveles de escándalo, muchos de los directivos se han enriquecido a la sombra de esta institución, han manipulado la aplicación de los recursos, en consecuencia esa pobreza en la calidad del deporte a pesar de los titánicos esfuerzos de los atletas por hacer un papel decoroso, no ha funcionado

    Existen testimonios de atletas de alto rendimiento que no son apoyados ni con los pasajes para asistir a una competencia internacional; les regatean todo, es decir, medio les ayudan; pero cuando conquistan medallas de bronce, plata u oro (por medios y méritos propios),  entonces sí, ya “son nuestro orgullo deportivo nacional”. Si esos jóvenes que demuestra verdadera pasión por la disciplina que practican, fueran apoyados desde su preparación inicial y los directivos no fueran tan voraces, otra sería la historia.

    Solo para ilustrar les comentaré, que en charla con el marchista Noé Hernández, me comentaba que desde Chimalhuacán, donde vivía, hacía la travesía “marchando” hasta su trabajo, como práctica para estar en forma y participar en justas internacionales, hasta que logró medalla olímpica de plata, que una vez obtenida, todos se querían toma la foto con él, hasta el presidente de la república le felicitó, pero antes de eso, ni para los tenis le quisieron apoyar.
    
    Bueno, pero volviendo a Alfredo Castillo, Su paso por la procuraduría de justicia mexiquense, fue ampliamente criticado y su mediocre desempeño fue lleno de corrupción e impunidad. Como Comisionado Nacional en Michoacán, contando con todo el respaldo del gobierno federal, los michoacanos aseguran que se coludió con miembros del crimen organizado; los líderes de las autodefensas Hipólito Mora y José Manuel Mireles, aseguran que Castillo combatió a los Caballeros Templarios, pero cedió la plaza a otro cartel.
 
    Así es que ahora como responsable de la CONADE, ojalá haga un buen papel y recuerde la importancia de invertir en el deporte, es decir en entrenadores de primer nivel y en infraestructura pero sobre todo, que trate y  apoye a los deportistas como merecen para que el deporte nacional ocupe un lugar preponderante en las justas internacionales. Bueno, no se si lo merezca pero le daremos el beneficio de la duda.