Logo

La tortura de viajar en Metro

hablando

            Seguramente ustedes recuerdan que el jefe de gobierno del Distrito Federal Miguel Ángel Mancera, anunció que el incremento a cinco pesos al costo del pasaje, permitiría, invertir en la infraestructura, del Sistema de Transporte Colectivo Metro, pero sólo fue una farsa, una tomada de pelo, porque el Metro sigue siendo una verdadera porquería que ubica al jefe de gobierno como un mentiroso que promete pero no cumple.

            Déjenme explicarles, durante el gobierno de Marcelo Ebrard Casaubón, empleados del Transporte Colectivo Metro, dieron a conocer que el “Metro”, se había convertido en un grave peligro para los usuarios, y que en cualquier momento podría registrarse una desgracia de proporciones mayúsculas; la razón?, pues que no estaban canalizando recursos para adquirir refacciones para dar mantenimiento a los trenes y a las vías.  No sólo eso, también aseguraron que eran obligados a reutilizar las piezas de desecho, para que los trenes continuaran dando servicio pero poniendo en riesgo la vida de los usuarios.

            A la llegada de Miguel Ángel Mancera, algunos de estos trenes fueron retenidos en los patios de servicio, para anunciar que más de cien de estos estaban inmovilizados por encontrarse inservibles, por lo que se requeriría, de inversiones extraordinarias para echarlos a funcionar; también se aceptó que la barras guía estaban muy desgastadas y en sí el sistema de rieles estaba a punto de colapso, y mañosamente, esta información fue utilizada por el jefe de gobierno para justificar el incremento al costo del boleto.

            Fue Mancera quien anunció su compromiso de “poner a funcionar los más de 100 trenes que ya no operaban, por encontrarse en pésimas condiciones; también se difundió que se comprarían los equipos necesarios para que el sistema de ventilación de todos los vagones operaran adecuadamente, y los usuarios de este transporte no sufrieran por las temperaturas que se alcanzan en su interior, sobre todo en épocas de calor; se adquirirían todas las refacciones necesarias, las escaleras eléctricas, otro dolor de cabeza para las personas mayores, estarían como nuevas en breve tiempo, pero muchas siguen sin funcionar.

            Los ciudadanos creyeron en Mancera y aceptaron de buena gana el incremento del boleto, porque disfrutarían de un transporte digno, y sin incomodidades. Además de que ya no tardarían tanto tiempo en llegar a su destino, los vagoneros y vendedores de todo tipo de chucherías ya no incomodarían más a los pasajeros; se retirarían de los pasillos de las estaciones a tanto comerciante que estorba el tránsito de las personas, porque en ocasiones hasta agreden a los usuarios. Y qué pasó, pues, ahí están los  hechos, Mancera, miente una, otra y otra vez.

            El hecho es que los usuarios del Metro, siguen lamentando haber confiado en Mancera quien se comprometió a mejorar el transporte colectivo y no lo ha hecho, los vagones siguen   sucios,  sólo a algunos les funciona el sistema de ventilación, continúan haciendo paradas de más de 5 minutos de estación en estación. Tienen razón quienes califican a Mancera de mentiroso y lamentan haber confiado en él. 

Enterprise Multiconsulting México, S.A. de C.V.