Menu
RSS

¿Qué sigue…?

folclor

Las marchas de los maestros, no solamente en la capital de la República, sino en varios estados del país, ya colmaron la paciencia de la ciudadanía que no puede hacer nada, sino esperar que las autoridades se fajen los pantalones y pongan “orden en el caos” que están causando los dizque maestros por estar en contra de su evaluación.

Pero tal parece que al jefe del gobierno capitalino solamente le interesa posar impecablemente vestido en ceremonias de glamur, como verse fotografiado a bordo de un helicóptero, y no hacer su trabajo.

Y muy “preocupado” por el daño que causan las marchas dice en  twitter: “los gobernadores y la Federación debemos contribuir para la solución de este conflicto nacional que afecta la vida de la ciudadanía”.

¿Qué les parece?..¡Genial!, ¿no? …Bueno, no se desanimen porque ahora lo que sigue ¡son más marchas  y plantones! El domingo se llevará a cabo la protesta de Morena, sí el movimiento de Manuel López Obrador, que se anuncia con bombo y platillos para dar a conocer su rechazo a la reforma energética, que según el Movimiento de Regeneración Nacional, busca la privatización de Pemex, y no el crecimiento de Pemex como la señal el PRI.

¿Y cómo  se va lograr esa protesta?...¡Ah! muy sencillo; los maestros le “harán un huequito” en la Plaza de la Constitución para que ahí se concentren y hagan todo el ruido que quieran y griten a todo pulmón ¡no, a la privatización!

¡Ah!, pero eso no es todo: ya están aquí “los encuerados” de los cuatrocientos pueblos que “la vienen a hacer de tos”, que quizá por los aguaceros que están cayendo en la capital, no muestren sus “vergüenzas”.

Las marchas han ocasionado cierre de comercios, pérdidas económicas  y violencia y trastornos a la paz pública, que incluye daño en propiedad ajena y robos y lesiones y muchas mentadas a los marchistas... ¿usted se ha abstenido de recordársela?

Y, el colmo, los detenidos por la violencia son puestos en libertad mediante una lana, dinero para pagar la multa, que nadie sabe quién lo proporciona.

Ante tanto caos vial y daños a terceros, urge que aparezca un negociador  para que los dizque maestros regresen a sus lugares de origen a cumplir  con sus clases porque si siguen las marchas y plantones…Bueno, ¡Dios nos libre!