Menu
RSS

Señoras popoff, negocio de marihuana... Miércoles 3 enero 2018

  • Escrito por Sócrates Campos Lemus

que conste

Seguramente la inmensa mayoría de nosotros clasemedieros, podemos entender muchas de las acciones que hacen las señoras popoff o las que se sienten de la “alta”, las intocables, las riquillas que sienten que por el dinero del marido pueden imponer

condiciones o hacerse sentir con su poder por medio de las camionetas o los carros de medio lujo que portan, aventándolos a los demás mortales, simples miembros del infeliciaje nacional que a lo mejor tienen mucho más derechos que esas señoras que solamente se la pasan tejiendo y haciendo chismes o jugando a la baraja o cocinando pastelillos para reunirse con sus pares y hablar pestes de los jodidos, de que no les dan el paso cuando ellas o ellos lo exigen de malas maneras en las calles angostas de los muchos pueblos de México, muchos citadinos seguramente se han topado con esas señoras y señores que se sienten popoff simplemente por traer carros del año que ellos consideran de lujo, y que por esa razón pretenden que todos les den paso y les hagan caravanas cuando bajan por Las Lomas o Tecamachalco o en Nuevo León, cuando viajan por la colonia del Valle o San Pedro, o en Oaxaca, cuando andan por los callejones de San Felipe del Agua, y esto se complica mucho pero mucho más, cuando esas señores o señoritos se creen superiores como si nosotros siguiéramos siendo sus dóciles esclavos a los que chingaron durante años y no es que tengamos nada contra los ricos, al contrario, tenemos muy buenos amigos de ese origen y los queremos, respetamos y admiramos por su trabajo, sencillez y humildad, pero por supuesto, como dicen en mi pueblo: “también hay clases sociales” y burros y burras por las calles, y ni modo, en ocasiones nos topamos con ellos y tragamos camote o ellos lo tragan, y por supuesto que reaccionan como si fueran “superiores” tragando con simples mortales a los que definen como “yopes”, como si fuera algo diferente a un ser humano normal con los mismos derechos y con las mismas obligaciones que ellos, que se siente de “sangre azul”… cuando en la realidad, en los baños, todos cagamos lo mismo aunque con diferente composición y todos meamos igual…algunos parados y otros sentados, pero meamos por igual…
En fin, hay días de esos donde en vez de poder escribir algo bueno, tenemos que comentar esas acciones, y es así que en muchos lados, en vez de integrarse y ser queridos, se aíslan y son, sino odiados, no respetados. Por ello pido a todos mis amigos y amigas, que nos disculpen, pero como en toda la viña del señor hay buenos y malos… y espero que nos entiendan. Porque en la forma de pedir, también está el dar…
Hace apenas unos días leía por ahí una investigación en donde se aseguraba que la exportación clandestina de marihuana a los Estados Unidos que hacen los grupos de la delincuencia organizada desde México, aportan más o menos, cuatro mil millones de dólares y si la LEGALIZARA producción y distribución para el consumo normal como ahora la legalizaron en Estados Unidos, y se usara para fines médicos, podríamos tener un negocio legal para el país que aportara más o menos once mil millones de dólares, y ésta marihuana se produciría en los estados jodidos donde se sigue produciendo y generando conflictos, muertos, heridos, y sobre todo, aportando a las prisiones a cientos de campesinos jodidos, injodibles que no tienen otra forma de poder producir para poder comer. Estados como Oaxaca, Guerrero, Sinaloa, Durango, Hidalgo, Estado de México, Puebla, Veracruz, Tamaulipas, Zacatecas, Michoacán, Nayarit, Jalisco, y otros muchos, que tienen y sostienen zonas de mucha pobreza, podrían producir esa marihuana legalmente y utilizarse para el consumo normal interno y de exportación, y para fines medicinales, y con ello, los campesinos lograría recursos legales y no se confrontarían entre ellos o trabajarían para los cápos del narcotráfico…
Curiosamente en la forma en que se ha venido considerando las acciones represivas en la famosa Guerra contra el narcotráfico implementada por Felipe Calderón por instrucciones de los mismos norteamericanos que nos dieron armas para que nos matáramos entre nosotros, no ha dado mayores resultados, simplemente tenemos muchos más asesinados, desaparecidos, huérfanos y viudas, así como encarcelados y una situación de confrontación que los enterados dicen que tiene resultados y un baño de sangre, parecido a un guerra civil o una guerra de conquista. Es increíble que los mexicanos no se hayan dado cuenta de que los norteamericanos, ahora, producen sus propias drogas y las legalizan, y hacen un enorme negocio de este nicho económico, mientras que en México, seguimos aportando muertos, heridos, viudos, huérfanos y desaparecidos, aunado a los miles de desplazados que se generan en las zonas de conflicto y mientras hacemos la guerra que mantienen este espantoso baño de sangre en todo el país, los gringos hacen un enorme negocio y controlan ese nicho de mercado a nivel nacional y operan ya en el comercio internacional de las drogas legalizadas en el mundo, y esto les garantiza un mejor producto para sus millones de consumidores que el mismo gobierno ha alentado, y a que no salgan miles de millones de dólares de su sistema económico para ser reciclados en el flujo económico nacional a bajos precios en los créditos que aumentan los niveles de inversión y de consumo… así que les seguimos haciendo al pentonto, mientras ellos, hacen negocios, nosotros, nos seguimos matando…