Menu
RSS

UN SOLDADO EN CADA HIJO TE DIÓ.

  • Escrito por Michelle de Talleyrand

Talleyrand

Difícil pensar en ganarle a la delincuencia organizada con armamento reducido, inservible y obsoleto, además de la falta de capacitación constante a los integrantes de las policías de los tres órdenes de gobierno y de las fuerzas armadas. 

Se sabe que, en las instituciones como Policía Federal, más del cincuenta por ciento de los

elementos no cuentan con licencia de portación de arma de fuego, sin embargo, muchos salen así a trabajar. Carentes de equipo y armamento, vehículos, gasolina, comida o lo mínimo indispensable.

La reflexión de todas las instituciones que ven por la seguridad del país, es que se cuenta con el recurso humano, pero carente de toda herramienta básica a la hora de enfrentar a la delincuencia, como lo es un cargador de cartuchos, las horas de prácticas de tiro y el desconocimiento básico jurídico para la persecución del delito.

La lucha contra la delincuencia organizada, es pues, vana, se pierde día a día.

Integrantes o elementos de estas instituciones en el completo abandono institucional, a merced de la delincuencia organizada.

Está por demás decir, sobre los cientos de elementos torturados de forma inhumana, inconcebible. Algunos de ellos encontrados en partes, descuartizados o quemados. Otros, simplemente desaparecidos. Y por ello, dados de baja de la institución, dejando en completo abandono a sus familias, sin apoyo alguno. Los integrantes de las fuerzas armadas y cuerpos de seguridad, son reclutados e instruidos para ofrendar la vida por la sociedad, “por la patria”, con  la firme convicción de servir, aún a sabiendas que se enfrentan a un monstruo de mil cabezas, al que se ha llamado “delincuencia organizada” es increíble pensar que todo integrante de estas corporaciones, sabe que va directo a un final funesto, completamente sólo, por no contar con el respaldo de equipo, capacitación y  el armamento, que el Estado debiera proveerle por mandato constitucional. Sin embargo, esta cierto que va a pelear una guerra con un cargador de cartuchos, si acaso dos, mientras que aquel ente de mil cabezas, lo atacará con mayor poder de fuego, no con un cargador o dos, sino, con cubetas de cartuchos que convierten la lucha en una conocida desventaja.

Y ¿qué ocurre con las familias de todos estos hombres y mujeres? que saben por demás, que aquel padre, hijo, hermana o madre de familia, acudirá realmente a dar la vida en la más cruel de las batallas, y quizás podrá ser entregado a la familia envuelto en su bandera, en el mejor de los casos, o simplemente, reportado como desaparecido, dejando en completo abandono a la familia, sin sustento ni haberes.

“mexicanos al grito de guerra!   Un soldado en cada hijo te dio”. 

Es lo último qué pasará por la mente de aquellos seres humanos, que en completa desventaja y soledad no son cobijados ni respaldados por la institución que lo vio nacer.

Cifras mortales.

En 2017 en seis entidades, existe una tasa de 80% de policías federales caídos En total 71 Policías Federales muertos en enfrentamientos con criminales; de éstos 26 tuvieron lugar en Edomex y Michoacán, 14 en Guerrero y la CDMX, 11 en Tamaulipas y seis en Jalisco.

De enero a agosto de 2017, 30 elementos del Ejército murieron en diversas operaciones en el contexto de esa cruzada, mientras que de enero a diciembre de 2016 perdieron la vida 24, de acuerdo con estadísticas de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA).

han muerto 14 militares durante choques armados con delincuentes.

En 2014 el número de bajas mortales fue de 18 se registraron durante enfrentamientos armados. 

Durante 2017, 11 soldados fueron abatidos por disparo de arma de fuego durante ataques de grupos criminales, siete de ellos en Tamaulipas.

En 2017 van más militares muertos que en todo 2016 De enero a agosto pasados fallecieron 30 soldados en la lucha ‘anti narco’; el año pasado fueron 24.