Menu
RSS

VIOLENCIA

  • Escrito por Carlos Ramos Padilla

VIOLENCIA

Los niveles de violencia no han mermado, por el contrario, se multiplican.
Entidades del país antes lejos de los delitos hoy son noticia
por el número de ataques y muertos. Tamaulipas con secuestro de una veintena de migrantes allá en San Fernando; Guanaguato con cifras de terror; Hidalgo y sus huachicoleros y crimen organizado; Guerrero on sus corredores de droga hacia Morelos; Michoacan y sus células de delincuentes, oficiales o no, que lo mismo atacan vías de comunicación que perpetran asaltos en poblaciones y carreteras; Jalisco y sus càrteles; Veracruz y sus mutilaciones; Chiapas y sus grupos armados; Oaxaca y sus bloqueos y sabotajes; El Estado de México y los feminicidios...este fin de semana cerca de una centena de asesinados. Hay operativos contra personajes en concreto antes invisibles pero no por ellos menos poderosos. Ahí está el tal “marro” o el “felipillo”. Y siguen operando los càrteles en Tepito y en Santo Domingo y en Tláhuac. Y de ahí, de esa alcaldía, sólo nos enteramos la forma en que cierran la operación de un antro de la hija del “ojos” . Y en la Merced la mafia de coreanos con la trata de blancas. En fin, estos son solo ejemplos de que en serio el crimen organizado está operando, poniendo condiciones y mandando. En Jalisco, en Nuevo León y en Sonora aparecen do narcomantas. Pero usted y yo no pusimos ni participamos de los operativos, fue el propio amlo quien se comprometió a que todo esto acabaría desde el primer día de su gobierno, o en diez ni quince ni 300 días, él se comprometió en algo que aún no cumple. Y ayer escribí que con una frase, o con 100 días de gobierno, se podía cambiar la ruta de la nación, ejemplos, van un par: “ya nos saquearon, no nos volverán a saquear”, la otra? “resolveré la guerra en Chiapas en 15 minutos” . La historia de estas y otras promesas ya las conocemos, por ello preocupa lo aventurado de amlo. Acabar con la corrupción, pacificar al país, prometer amnistías, crecer al 4% y otras más cuando todos, todos los indicadores señalan lo contrario es muy, pero muy temerario.