Logo

El triunfo de la siniestra

8C columna percepciones

La verdad de los de a pie

 

Dijo Aristóteles que el hombre es un Animal Político. Calícles, otro de esos griegos extraordinarios que se dieron en la época en la que Zéuz llenaba de genios a Grecia, sostenía que debía imperar la Ley del Más Fuerte, tal como

ocurre con los animales. Desde mi percepción la política es la fuerza que sustituye al músculo en el homo sapiens.

 

No gobiernan las naciones quienes poseen una mayor musculatura, sino quienes, dominando la política, convencen por las buenas, las malas y por trapacerías, al resto de las poblaciones.

 

Volviendo a Aristóteles, en nuestro país podemos encontrar a quienes cumplen con su afirmación; mexicanos que viven de, pero también para y por la política. Naturalmente que la vida de estos políticos está ligada al dinero, a la buena vida, pero considero que sobre todo, está ligada al poder, al saber que son sus decisiones las que se imponen y no por ser los más fuertes, sí por ser los más hábiles, que para sí mismos, es una demostración de inteligencia, habla de su superioridad.

 

Claro que buscan el dinero, pero su razón principal no es enriquecerse, es tener más poder. Un Animal Político, el profesor  Carlos Hank González, planteo con claridad el axioma: “un político pobre es un pobre político”. El propio Julio Schérer, maestro del periodismo,  conocedor de los poderosos y de sus argucias, nos habla de los seductores manejos con los que Hank trataba de seducir a las conciencias periodísticas, con costosos regalos

 

Si a otro Carlos, éste Salinas de Gortari, le hubieran dado a escoger entre ser un presidente sin poder o serlo sin dinero, apuesto a que hubiera tomado la segunda opción; no ocurre lo mismo con otro hombre inteligente, como lo es Diego Fernández de Ceballos, quien cambió la Presidencia de la República por un diamante, Punta Diamante en el paradisiaco Acapulco.

 

Leyendo el libro de María Scherer y de Nacho Lozano, El Priista que Todos Llevamos Dentro, coincidí con el panista Roberto Gil Suart, Manlio Fabio Beltrones es el ejemplo de un político. Otro ente eminentemente político es Andrés Manuel López Obrador,  aunque este último se obnubila cuando las cosas no le resultan como las planeo.

 

Actualmente Morena, su partido, es el instituto político con mayor crecimiento y de acuerdo a las encuestas que la propia Presidencia realiza, el tabasqueño es el candidato con mayor posibilidad de ganar las elecciones del 2018.

 

Si tiene la capacidad de establecer una alianza con el PRD, la izquierda tiene la posibilidad de ganar. Quien ya vislumbró esto es otro Animal Político, Ricardo Monreal, quien casi tiene asegurado ser el próximo Jefe de Gobierno de la Ciudad de México y que no se engaña asimismo.

 

El zacatecano sabe que si André Manuel acepta la coalición, se convierten en una fuerza a la que no logrará abatir el PRI, con sus satélites, ni el PAN, con la dupla Zavala-Calderón, pese al supuesto pacto que, dicen, establecieron con Enrique Peña Nieto. 

 

A pregunta expresa Monreal responde: “… yo sí creo en una gran alianza a nivel nacional. Creo que podemos ganar con Morena, pero creo que será menos difícil hacerlo con una alianza de izquierda”.

 

¿Tendrá López obrador la capacidad de negociar con la izquierda? Monreal  cree que sí. Si lo logran La Tercera, es la Vencida y no olvidemos que, en el lenguaje coloquial, la izquierda es siniestra.

 

Enterprise Multiconsulting México, S.A. de C.V.