Menu
RSS

Argentina vive jornada violenta por reforma jubilatoria

  • Escrito por Notimex

intpol-jubiladosWEB

Argentina vivió hoy una jornada de violencia ante la represión policial de una marcha masiva en contra de la reforma jubilatoria que propuso el gobierno y una escandalosa sesión en la Cámara de Diputados.

En una jornada caótica, efectivos de Gendarmería, Prefectura, policías federales y de la ciudad de Buenos Aires blindaron las calles alrededor de la sede del Congreso para impedir el paso a organizaciones sociales, sindicales, de derechos humanos y universitarias, entre otras.

Avenidas y calles de acceso fueron cerradas con vallas desde el miércoles, por lo que los manifestantes se limitaron a insultar a los gendarmes que estaban dentro del corralito que rodeó la sede parlamentaria.

“Podría ser tu abuela”, “Ya les va a tocar jubilarse y van a ser afectados por este robo”, “¿No les da vergüenza? Deberían luchar junto al pueblo, no contra el pueblo?”, les gritaban a los efectivos que permanecían inmutables, protegidos por cascos, chalecos antibalas y escudos.

“Maldito sea el soldado que vuelva las armas contra su pueblo: Simón Bolívar”, rezaba una pinta en una de las vallas en las que, cada tanto, personas de a pie increpaban a los gendarmes para que los miraran de frente.

Cuando la Plaza del Congreso ya estaba colmada de columnas y personas sin militancia, la Gendarmería comenzó a tirar balas de goma, agua desde carros hidrantes y gases lacrimógenos, mientras que algunos manifestantes les tiraban palos, piedras y botellas.

En medio de las corridas, las organizaciones se fueron dispersando, pero en los alrededores se cometieron actos de vandalismo como la quema de contenedores de basura que podían explotar y provocar mayores daños.

Antes de la represión, a la Plaza del Congreso se acercaron personas con pancartas con leyendas como “Macri les miente a los jubiladores” o “reducir jubilaciones, asignaciones universales, salarios y fuentes de trabajo es robarle los derechos humanos a los que menos tienen”.

En muros y persianas, se colocaron carteles que advertían “no a la reforma previsional y laboral”, mientras que una organización optó por poner una casa de campaña con mantas que explicaban “con los jubilados y pensionados, no”.

Mientras afuera se llevaba a cabo la represión, adentro de la Cámara de Diputados todo era un caos, ya que desde temprano varios diputados tuvieron que forecejear con los guardias de seguridad que no los dejaban pasar.

Cuando los gendarmes comenzaron a reprimir, diputados de oposición salieron para apoyar a los manifestantes y también fueron agredidos, lo que ya había ocurrido el miércoles.

En medio del escándalo, el oficialismo intentó abrir la sesión en la que confiaba aprobar la reforma jubilatoria, pero finalmente tuvo que ser suspendida por el clima de violencia que se vivía adentro y afuera del recinto.

El gobierno propuso cambios a la actualización de las jubilaciones que, según el presidente Mauricio Macri, aumentarán en un 5.0 por ciento los ingresos de los beneficiarios el próximo año, pero la oposición denuncia que, en realidad representa una baja de al menos un 3.0 por ciento.

Consultoras privadas y economistas han estimado que el recorte, que también afecta a beneficiarios de programas sociales, oscila entre 68 mil y 100 mil millones de pesos (entre cuatro mil y cinco mil 800 millones de dólares)