Menu
RSS

Detectan movimientos “atípicos” en  cuenta de hijo de presidente brasileño  

  • Escrito por Redacción El Punto Crítico

web-31-Jair-Bolsonaro-Brasil

Río de Janeiro. El Consejo de Control de Actividades Financieras (Coaf) de Brasil detectó el pago "atípico" de títulos

de la Caja Económica Federal por más de un millón de reales (casi 300 mil dólares) hechos por el senador electo Flavio Bolsonaro, hijo mayor del presidente brasileño, Jair Bolsonaro.

Se trata de operaciones financieras muy similares a las que se atribuyen a Fabricio Queiroz, exasesor del senador electo Flavio Bolsonaro.

El hecho, revelado por una pesquisa que data de 2016, sigue a una orden de la Corte Suprema de Brasil para suspender provisoriamente una investigación de movimientos financieros atípicos en una cuenta bancaria de Queiroz, por 1.2 millones de reales (300 mil dólares), al parecer incompatibles con sus ingresos.

Flávio Bolsonaro reaccionó de inmediato a través de su cuenta de Facebook al acusar al Ministerio Público de Río de Janeiro de violar el secreto bancario "sin autorización judicial", y dijo que los señalamientos son una "mentira" y una "historia que inventaron sobre depósitos en mi cuenta".

El portal del diario brasileño Jornal do Brasil dijo que la falta de una explicación "plausible" para las operaciones de Flávio Bolsonaro "incomodó" a miembros del equipo del ministro de Justicia y Seguridad Pública, el exjuez Sergio Moro, quien ha hecho de la lucha a la corrupción su bandera política.

La víspera, Flávio Bolsonario visitó a su padre, el presidente de Brasil, mientras se esperaba alguna explicación, cuya ausencia ha provocado "gran descontento" entre los colaboradores de Moro y los militares integrados al gobierno, según el diario, aunque la postura oficial es que no hay riesgo de una "crisis de gobierno".

Según un informe, obtenido y divulgado por el noticiero Jornal Nacional, del canal Globo TV, el senador electo habría recibido en su cuenta bancaria, entre junio y julio de 2017, 48 depósitos por un valor total de 96 mil reales (30 mil dólares), sin que fuera posible detectar el origen de los depósitos.