Menu
RSS

Corea del Norte incrementa tensión

Jay Carney

Estados Unidos ha minimizado este martes las recomendaciones realizadas por Corea del Norte a los extranjeros para que abandonen el Sur, algo que ha calificado de retórica inútil que no hace más que incrementar la tensión.

Así lo ha manifestado el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, en su rueda de prensa habitual. Su homólogo en el Departamento de Estado, Patrick Ventrell, ha hecho por su parte un llamamiento a la calma y ha asegurado que no hay una amenaza específica contra ciudadanos los intereses estadounidenses en Corea del Sur.

Mientras, medios cercanos al Gobierno de Corea del Norte han reiterado este martes la posibilidad de un ataque contra las bases militares estadounidenses emplazadas en territorio japonés, después de que el Ejecutivo nipón haya prorrogado las sanciones contra el país comunista.

Tras la amenaza, Japón ha desplegado varios misiles 'Patriot' en previsión de un eventual ataque. Corea del Norte ha reiterado su amenaza de atacar las bases militares que Estados Unidos posee en Japón, después de que el Gobierno de Shinzo Abe haya prorrogado dos años las sanciones contra el régimen comunista.

El diario oficial del Partido de los Trabajadores, Rodong Sinmun, ha indicado este lunes que el Gobierno de Japón debe entender que las bases militares de Estados Unidos están entre los objetivos norcoreanos. El 'Rodong Sinmun' ha advertido a las autoridades japonesas de que el país pagará un gran precio, si sigue apoyando la política hostil de Estados Unidos hacia Corea del Norte, según ha informado la televisión pública NHK.

En las últimas semanas, el régimen comunista ha amenazado con atacar las bases militares de Estados Unidos en las islas de Guam y Hawai y en territorio japonés - Yokosuka, Misawa y Okinawa -, así como objetivos surcoreanos. En respuesta, el Ministerio de Defensa japonés ha desplegado varias unidades de misiles de defensa aérea 'Patriot PAC-3' en la sede del Ministerio de Defensa y en dos bases del Ejército en la capital del país, Tokio, y en la prefectura de Chiba, según ha informado este martes el diario 'The Japan Times'.

El secretario jefe del gabinete, Yoshihide Suga, no ha querido dar más detalles sobre la operación para no revelar información confidencial de defensa. “No queremos dar más explicaciones porque sería como descubrir nuestras cartas. En cualquier caso, hemos tomado medidas para garantizar la seguridad de las personas” ha asegurado Suga