Logo

Monreal se hunde ante los reclamos vecinales

radar2

Mientras en la parte política el Jefe Delegacional en Cuauhtémoc, Ricardo Monreal Ávila se desinfla con su partido en turno que es Morena ya que al parecer su todavía Jefe nacional, Andrés Manuel López Obrador cambió de parecer en cuanto a quién le dará la candidatura

a la Jefatura de Gobierno capitalino, pues todo apunta que será la actual Delegada de Tlalpan, Claudia Sheinbaum; al menos hasta ahora.

Por lo mismo el zacatecano se le ve muy juntito al Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, pues no quiere quedarse fuera del juego político.

Sin embargo, por andar de grillo ha descuidado mucho la parte ciudadana, prueba de ello están los constantes señalamientos de vecinos, como por ejemplo hace días lo hicieron del Comité Ciudadano Hipódromo II.

Dicha agrupación ciudadana, liderada de manera extraordinaria por Quetzal Castro, y vecinos de Roma Norte e Hipódromo Condesa denunciaron que la Comisión de Admisión de Directores Responsables de Obra, está registrando DRO´s corruptos, que son los responsables de vigilar que durante la construcción se cumplan las leyes, reglamentos y normas técnicas en la Ciudad de México.

Resulta que también acusaron que los representantes de los colegios de ingenieros y arquitectos, actúen como solapadores y brazos políticos de la autoridad dentro de la Comisión y en los procesos para la realización de reformas del reglamento de construcciones para simular procesos democráticos en las consultas que realiza la autoridad para reformar el marco normativo que rige en las construcciones, cuando en realidad sólo están trabajando para proteger sus intereses y aumentar las ganancias de sus negocios; es decir, más corrupción.

Señalan que el malestar y la inconformidad manifestada por los vecinos, es consecuencia del incumplimiento de los programas de desarrollo urbano y del mismo reglamento de construcciones por parte de las constructoras en contubernio con las autoridades, así como de la sistemática violación de los sellos de clausura en obras que bajo denuncia ciudadana han sido clausuradas tibiamente por las autoridades ante la presión social.

Otro de los grandes líderes ciudadanos de esa zona de Cuauhtémoc, como lo es Rafael Guarneros, presentó evidencias de cómo el Reglamento de Construcciones ha ido modificándose en favor de los grandes infractores mediante artículos que le dan la vuelta a la Ley de Desarrollo Urbano, a la Ley Orgánica de la Administración Pública del Distrito Federal, a la Ley Ambiental para la Protección de los Derechos de la Tierra y hasta a la Ley de Aguas del Distrito Federal.

Entre otras cosas dijo que los grupos de interés han creado boquetes dentro del reglamento, que les permiten impunidad y en el peor de los casos para ellos, sanciones ridículas que les estimulan a seguir operando en la ilegalidad para sacarle la mayor ganancia posible a cada metro cuadrado de la Ciudad.

Puso como ejemplo que mientras que la Ley de Aguas de la Ciudad de México en el artículo 36 faculta al Sistema de Aguas para “vigilar que no se desperdicie el agua en obras nuevas a cargo de empresas constructoras” con el fin de incrementar los niveles del vital líquido de los mantos freáticos; en contraposición, el Reglamento de Construcciones obliga al constructor a tirar al drenaje el agua que extraiga de los mantos freáticos durante el proceso de cimentación. “Para una ciudad que comienza a vivir una gran crisis de desabasto de agua, lo establecido en el reglamento es un insulto al sentido común, cuando esa agua extraída del subsuelo se podría almacenar en contenedores durante el proceso de obra y mediante garzas llenar las pipas de agua de la delegación para que se use en el riego de parques, jardines y camellones”.

Actualmente la Ley de Desarrollo Urbano del Distrito Federal, en su artículo 8, fracción II, señala que es atribución de los Jefes Delegacionales “vigilar el cumplimiento de los programas (de desarrollo urbano) en el ámbito de su Delegación”; de igual forma, el artículo 8, fracción VI, se refiere a la atribución de las Delegaciones para expedir licencias de “construcción” en el ámbito de su competencia. Por su parte, la Ley Orgánica de la Administración Pública del Distrito Federal, en el artículo 39, fracción II, señala que corresponde a los Titulares de los Órganos Político-Administrativos (Jefes Delegacionales) “Expedir licencias para ejecutar obras de construcción, ampliación, reparación o demolición de edificaciones o instalaciones o realizar obras de construcción, reparación y mejoramiento de instalaciones subterráneas, con apego a la normatividad correspondiente”

No obstante, mencionan los líderes vecinales que se le da la vuelta a estas Leyes en el Reglamento de Construcciones ya que se elimina en éste la Licencia de Construcción, mencionada en el artículo 53 del Reglamento de Construcciones de 1993. Sin embargo, a partir del Reglamento de 2004 se eliminó la Licencia de Construcción y se creó, en el artículo 48, la figura de una “Manifestación de Construcción” prácticamente de buena fe; tanto en el Reglamento de 2004 como en la reforma realizada por la actual administración el 17 de junio de 2016, permite a la Delegación registrar la manifestación junto con la documentación requerida sin examinar el contenido de los mismos.

Artículo 48, penúltimo párrafo:

La autoridad competente registrará la manifestación de construcción cuando se cumpla con la entrega de la documentación requerida, anotando los datos indicados en el Carnet del Director Responsable de Obra y los Corresponsables, sin examinar el contenido de los mismos, entregando al interesado la manifestación de construcción registrada y una copia del croquis o los planos y demás documentos técnicos con sello y firma original, pudiendo éste iniciar de forma inmediata la construcción.

Deja al arbitrio de la delegación, con base en el artículo 50, la revisión posterior de la documentación; sin embargo, no ordena explícitamente a la autoridad Delegacional que debe comprobar que lo que haya entregado el constructor en el expediente de la Manifestación de Obra, efectivamente se realice en ella.

Regresando al tema de los DROs, los vecinos mencionan que de acuerdo al Reglamento de Construcciones capitalino, el Director Responsable de Obra (DRO) es la persona física auxiliar de la Administración (entendiendo a esta como todas las dependencias del Gobierno de la CDMX y Delegaciones), con autorización y registro otorgado por la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (SEDUVI), quien tiene la atribución de ordenar y hacer valer en las obras, la observancia de la Ley de Desarrollo Urbano del Distrito Federal (Ley), del Reglamento y demás disposiciones aplicables, incluyendo las ambientales. (Art 32 del Reglamento).

El DRO cuando suscribe la “Manifestación de Construcción” de una obra y toma a su cargo el cumplimiento normativo del proyecto y la dirección de la ejecución de una obra, acepta la responsabilidad de la misma (Art. 34 del Reglamento) y tiene la obligación de dirigir, vigilar y asegurar que tanto en el proyecto como en la ejecución de la obra se cumpla con lo establecido en los ordenamientos aplicables (Art 35 del Reglamento)

Para ser DRO se debe acreditar ante la Comisión de Admisión de Directores Responsables de Obra y Corresponsables (Comisión), que conoce la Ley de Desarrollo Urbano y su reglamento, el Reglamento de Construcciones y sus Normas, la Ley Ambiental y demás leyes y disposiciones relativas al diseño urbano, vivienda, construcción, sustentabilidad, movilidad, protección civil, imagen urbana, anuncios, equipamiento, mobiliario urbano y de conservación del Patrimonio Histórico, Artístico y Arqueológico de la Federación o del Patrimonio Urbano Arquitectónico de la Ciudad de México, los Programas (Programa General de Desarrollo Urbano del Distrito Federal, Programas Delegacionales de Desarrollo Urbano y Programas Parciales de Desarrollo Urbano) y las Normas de Ordenación, así como también acreditar que es miembro activo del Colegio de Profesionales respectivo. (Art 33 del Reglamento)

El DRO tiene la obligación de notificar inmediatamente a la Delegación correspondiente y a la Comisión, en caso de que el propietario, poseedor y/o constructor incumplan lo establecido en el reglamento y las disposiciones aplicables. (Art 35 del Reglamento)

Resulta evidente que, aunque la leyes le imponen obligaciones a los Jefes Delegacionales para vigilar el cumplimiento de éstas y de los Programas General, Delegacionales y Parciales dentro de sus demarcaciones territoriales, el hecho de que el Reglamento de Construcciones sea ambiguo, ya que en muchos de sus artículos de refiere a “la Administración” sin precisar a la autoridad responsable, y faculte al D.R.O. con atribuciones que por Ley le competen a la autoridad delegacional, se ha convertido en el elemento principal que favorece la corrupción y a que las autoridades mañosamente se echen la bolita unas a otras.

Hoy, por lo que hemos visto en casos como el Helipuerto en Nuevo León No. 238, la Torre en Baja California No. 370 o el lamentable caso de la obra en Periférico Sur en la que se cayó la grúa y mató a siete personas en la delegación Álvaro Obregón, tal parece que el intermediario principal para el flujo de dinero ilícito entre el desarrollador inmobiliario y la autoridad es muy probablemente un D.R.O., que se convierte en el gestor o mediador ante la autoridad y a la ves en el responsable de “vigilar” que se cumplan las normas de construcción y de Desarrollo Urbano.

Otro de los puntos que señalan los líderes vecinales son los relacionados a los principales responsables de evaluar y otorgar el registro a los D.R.O., además del Secretario de Obras de la CDMX, están los representantes de los Colegios de profesionistas.

El artículo 7 de la Ley de Desarrollo Urbano del Distrito Federal, en su fracción XXVI, menciona que es atribución del Secretario de Obras “Integrar y operar el padrón de Directores Responsables de Obra, corresponsables y peritos, vigilar y calificar la actuación de éstos, así como coordinar sus Comisiones y aplicar las sanciones que correspondan” y en artículo 16, en su fracción V, establece que son Órganos Auxiliares del Desarrollo Urbano, entre otros “La Comisión de Admisión de Directores Responsables de Obra y Corresponsables”

El Reglamento de Construcciones en su artículo 44, señala que la Comisión se integra por:

I. El Secretario de Obras y Servicios, quien la presidirá, el Secretario de Desarrollo Urbano y Vivienda, quien fungirá como Secretario Técnico.

II. Un representante de cada uno de los Colegios de Profesionales y Cámaras siguientes, a invitación del Presidente de la Comisión:

a) Colegio de Arquitectos de la Ciudad de México

b) Colegio de Ingenieros Civiles de México

c) Colegio de Ingenieros Militares

d) Colegio de Ingenieros Municipales de México

e) Colegio Nacional de Ingenieros Arquitectos de México

f) Colegio de Ingenieros Mecánicos Electricistas

g) Colegio Mexicano de Ingenieros Civiles

h) Cámara Nacional de Empresas de Consultoría

i) Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, Delegación Distrito Federal

(ADICIONADO, G.O. 17 DE JUNIO DE 2016)

j) Colegio Vanguardista de Ingenieros Arquitectos

Guarneros terminó su exposición invitando a los asistentes a considerar las siguientes conclusiones:

“Es evidente que no está considerado como requisito para ser D.R.O. aprobar pruebas de confianza y de probidad”.

“Es de dominio público el conocimiento de que algunos de estos Colegios son extensiones de organizaciones políticas utilizadas por algunos gobiernos para simular la democratización de sus decisiones mediante las consultas a los “representantes de sector o gremio”.

“Las redes de corrupción entre los desarrolladores y las autoridades, han sembrado impunidad en el Reglamento de Construcciones”.

“Los colegios de profesionistas deben responder por los actos de sus representantes que participan en la Comisión de Admisión de Directores Responsables de obra y Corresponsables; ya que están registrando también a DRO corruptos”.

“Los jefes delegacionales son los principales responsables de acuerdo a la ley; no así en el reglamento, como una herencia de la reforma de 2004”.

“El esfuerzo social y gubernamental para elaborar el Programa General de Desarrollo Urbano, los Programas Delegacionales y los Programas Parciales, se dinamita cuando no existe la voluntad de la autoridad de hacerlos respetar y lejos de eso resulta que las autoridades son los principales impulsores de su incumplimiento y actores definitivos en la creación de mecanismos para burlar la ley a través de sus facultades reglamentarias y de prácticas para reglamentarlas que atentan contra la sociedad, dándole salidas a los infractores, fomentando la impunidad y estimulando la corrupción”.

Hay que felicitar a estos vecinos que comparten información tan completa para señalar con argumentos cómo se están llevando a cabo corruptelas en materia de construcción en la Delegación Cuauhtémoc, lo peor del caso es que se ve difícil que el actual Jefe Delegacional haga algo para combatirla por omisión o complicidad.

Nos detectamos a través del Radar Metropolitano.

Correo: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Twitter: @miguelmunoznews

Enterprise Multiconsulting México, S.A. de C.V.