Menu
RSS

El calvario ciudadano ante constructores amigos de Luna

radar2

El problema de las construcciones irregulares en varias colonias de Álvaro Obregón no es nuevo, por desgracia de muchos años atrás, por desgracia dichas obras han sido solapadas por administraciones sobre todo solapadas por el grupo en el poder de Leonel Luna, actual

diputado local perredista en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

Ciudadanos valientes que han tomado la decisión de dar la cara y señalar todas esas irregularidades platican a detalle a Radar Metropolitano a través de un documento que por supuesto lo compartimos con nuestros queridos lectores y seguidores.

Se autodenominan un grupo de vecinos organizados constituidos a partir de la necesidad de poner un alto a tanta problemática que se ha generado con el boom y desmedida proliferación de las construcciones.

Señalan que son un pueblo de tradiciones, pacífico, como muchos más con problemas como tantos, pero a partir de casi 2 años con tanta compra desmedida y abuso de los que tienen el poder adquisitivo para comprar predios, aunado a la corrupción de las autoridades, de la negligencia de servidores públicos de la Delegación Álvaro Obregón, ha ocasionado que la proliferación de construcciones se ha convertido en un “Nicho de Oportunidades de Negocios” entre las autoridades y desarrolladores.  

Concretamente se refieren al crecimiento que les ha creado problemas más agudos en el Pueblo de Tizapán, donde dicen que por desgracia son una zona de paso para diferentes colonias aledañas, como Santa Rosa, San Bartolo, La Era, Tetelpan, Olivar de los Padres, Pedregal de San Ángel, Unidad Independencia y hasta el mismo Periférico.

Este crecimientos desmedido, señalan, aunado a la problemática de vialidad, agua y seguridad, los ha hecho realizar investigaciones, ingresar varios escritos a las diferentes instancias y dependencias gubernamentales así como solicitar citas con autoridades llámese Leonel Luna Estrada (Presidente de la Comisión de Gobierno de la Asamblea Legislativa) María Antonieta Hidalgo Torres (Delegada de Álvaro Obregón), Mario Alberto Juárez Corona (Director Jurídico en Álvaro Obregón), SEDUVI, INVEA, Gobierno central, SACMEX Y PAOT, siendo esta última dependencia en donde han visto respuesta a sus peticiones, se le ha dado seguimiento a cada una de las inmobiliarias y desarrollos que han puesto el ojo en la Colonia Tizapán, investigaciones que les han arrojado desgraciadamente información que les lleva a darse de topes y preguntarse qué está pasando, por qué las autoridades permiten que estos desarrolladores violen el Reglamento de Construcción, un Programa de Desarrollo Urbano, por qué permiten un Desarrollo Inmobiliario carente de una Licencia de Construcción con la irracional fundamentación e incorrecta observancia de la Ley, por qué les dan soluciones apegadas a derecho.

Luego entonces llegaron a una primera conclusión, esos Personajes “Servidores Públicos en General” no permiten se les esguince su “Beca”, razón por la cual les arroja la siguiente Información:

Las constructoras, mejor conocida como desarrolladores presentan ante las autoridades información apócrifa, carente de datos correctos y por lo tanto construyen sin licencias de construcción apagadas a derecho, carentes de obras de mitigación, una constancias de alineamiento alterada, una supuesta fusión de predios, una ausencia de factibilidad de servicios, un imaginario impacto ambiental, servicios hidráulicos sacados de la manga, una supuesta zonificación, invención de polígonos de actuaciones, etc.

Los vecinos mencionan que no alcanzan a comprender que a pesar de que estos desarrolladores o constructoras no cuentan con esta documentación, que dicho sea de paso es inminente para un desarrollo inmobiliario, por qué siguen adelante, ya que han solicitado a las instituciones gubernamentales mediante la presentación de documentos y sólo obtienen una respuesta por demás mediocre, siendo esta:

“No contamos con esta información, disculpen, pero desconocemos el tema”, o sea se salen por la tangente.

Cabe resaltar que ha sido la Procuraduría Ambiental y Ordenamiento Territorial PAOT la única quién ha realizado correctamente su trabajo y quién cuenta con información basta, oportuna y fehaciente de todas de anomalías de las construcciones que han sido denunciadas y de la cual han visto que su trabajo ha sido de la mano con esta institución, sin embargo INVEA, SEDUVI y hasta la presidenta de la comisión de desarrollo urbano Margarita Martínez Fisher, han hecho caso omiso a las resoluciones emitidas por esta dependencia, insistiendo que las autoridades obstruyen el trabajo realizado y no dan respuesta alguna para la realización de clausuras a las mismas.

Consecuencias:

a) Cortes y carencia constante del suministro de agua. Este problema se ha incrementado a consecuencia del incremento de las construcciones, ya que los ramales que surten el vital líquido han sido desviados beneficiando así a un be gran, be grand park, altus, etc. y por ende afectan de manera directa y frontal a los habitantes de la colonia Tizapán.

c) En relación a la vialidad, es menester hacer del conocimiento que los habitantes de la colonia Tizapán viven a diario un caos vial, es uno de los principales problemas que les aqueja, ya que el incremento vehicular, producto de los “nefastos permisos de construcción”, han colapsado las vialidades de nuestra colonia y si antes te llevaba minutos trasladarte de un lado a otro de la colonia, ahora este tiempo se triplica.   Los vecinos consideran que el tiempo se les vino encima a los personajes delegacionales y hasta la fecha no han implementado ninguna estrategia para minimizar estos impactos tanto ambientales como viales, se insiste que las autoridades delegacionales han hecho caso omiso a la problemática que viven los habitantes de dicha colonia, ya que ésta no cuenta con una infraestructura vial como lo dicta la ley de movilidad de la Ciudad de México, la cual debe de cumplir con los principios de accesibilidad, seguridad, eficiencia, igualdad, calidad, sustentabilidad, participación y corresponsabilidad social, o mínimo una innovación tecnológica.

Actualmente los vecinos enfrentamos una imposición por parte del director jurídico de Álvaro Obregón Mario Juárez así como de Roberto López, quienes sin contar con un estudio serio en impacto vial, impacto en movilidad peatonal, sin la autorización de la directora de SEMOVI  y peor aún, carente de logística, han presentado a ciertos vecinos de la colonia, un proyecto sin una metodología clara carente de estadísticas ya que éstos personajes pretenden hacer reversible el Deprimido de Avenida Toluca,   intentando con esto desahogar la vialidad de las colonias aledañas, utilizando las calles de Rómulo O´Farrill, Puebla, Veracruz (vías que de por sí son complicadas a cualquier hora del día).

Y ante la falta de un estudio minucioso realizado por profesionistas, expertos en urbanismo y movilidad, denota que este proyecto se planeó en un escritorio de algún burócrata con cierta parcialidad a los desarrolladores para que estos puedan cumplir con sus impactos de vialidad, factibilidad, movilidad, etc. sin dejar de mencionar el futuro proyecto de “Casas Blanca”.

Ahora bien, no podemos pasar por alto que la colonia Atizapán ya se encuentra colapsada con los más de 4,000 vehículos que ingresan a diario al Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) aunado la cantidad de vehículos que ingresan a Televisa, sin dejar de señalar la empresa de seguros, lo que con lleva a hacer caótica la vialidad en esta demarcación de Álvaro Obregón.

d) Y qué decir de la seguridad en la colonia Tizapán, como consecuencia del caos vial, tienen un tránsito lento lo que provoca   cristalazos constantes a los autos, así como robo a transeúntes.

Los vecinos consideran que el aumento en habitaciones no lleva a una disminución del agua, más bien en un futuro no lejano la falta de la misma.

Esta afectación se ve reflejada no sólo en la delegación Álvaro Obregón sino también otras demarcaciones la sufren como lo es en la zona centro, Benito Juárez, Azcapotzalco, Cuauhtémoc, Gustavo A. Madero, zona poniente, Cuajimalpa, Magdalena Contreras y Miguel Hidalgo.

La modificación del uso de suelo ha provocado una excelente negociación entre servidores públicos y desarrolladores que han convertido a la ciudad en una moneda de cambio, permitiéndose autorizar a diestra y siniestra construcciones irregulares, violaciones a uso de suelo, reducciones en el suministro de agua, destrucción de nichos ecológicos, tala indiscriminada de árboles, generación de caos vial, problemas de movilidad, inseguridad y por ende la exclusión social, lo que significa la gentrificación, violando así flagrantemente los derechos humanos de los habitantes de esta ciudad de México, pero en especial a la colonia tizapán.

Esto representa un problema más del que son víctimas por la intransigencia, negligencia y voracidad de las autoridades gubernamentales que favorecen directamente a la iniciativa privada, ya que estos mega proyectos están dirigidos a ciertos grupos sociales de diferente poder adquisitivo, lo que abre aún más la brecha social al profundizar más la desigualdad socio-espacial.

Es por ello que como ciudadanos ejercen su derecho de asociarse libremente para tomar parte de forma pacífica de los asuntos que socialmente nos competen, manifestando por este medio que no están en contra de los cambios, siempre y cuando, sea con un estudio de impacto real y les presenten los modelos econométricos con sus diferentes escenarios y se vea claramente los mismos, para posibles soluciones.

Añaden que no quieren que les doren la píldora con el supuesto beneficios a su colonia, haciendo creer que se verá bonita es que nos están concediendo un plus.

Los vecinos no están de acuerdo en continuar con la burocracia inoperante y protectora a un cierto sector socio-económico, la cual evidencia y confirma la impunidad y corrupción que se vive no solo en esa colonia, sino en toda la ciudad.

                 

                  Los servidores públicos hacen caso omiso de manera por demás dolosa a que debe regular en beneficio social y no así privado ya que este actuar denota una parcialidad en beneficio a cierto sector de la ciudadanía.

No quieren más abusos ni de las autoridades gubernamentales, ni de los desarrolladores inmobiliarios o constructoras, por lo que lanzan un SOS a los habitantes de la Ciudad de México, en particular a los habitantes Tizapán, para frenar la destrucción de su identidad como pueblos originarios.

En concreto su objetivo es exhortar a las autoridades gubernamentales, servidores públicos en general que frenen la desmedida proliferación de construcciones irregulares, basado en un proyecto de crecimiento apegado a una logística urbana apegada a la realidad que se vive en nuestra ciudad, en donde estén cubiertas las necesidades básicas contenidas en el artículo 4° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Los vecinos desean vivir con zonas verdes, zonas de esparcimiento, respeto a los espacios púbicos, en donde todos puedan vivir dignamente.

Finalmente aclaran que no son gente de choque somos ciudadanos, habitantes de Tizapán con el valor cívico para expresar que están cansados de tanto abuso a su calidad de vida y buscan una solución real, pronta y expedita a sus problemas.

Nos detectamos a través del Radar Metropolitano.

Correo: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Twitter: @miguelmunoznews