para la exportación de grano y pide desmilitarizar la central nuclear ucraniana de Zaporiyia, al tiempo que anuncia una investigación sobre los incidentes en un centro de detención de Olenivka, donde fallecieron más de cincuenta prisioneros de guerra.

La puesta en marcha de la Iniciativa del Mar Negro para la Exportación de Grano, un acuerdo entre Rusia y Ucrania bajo los auspicios de la ONU ha coincidido con la estabilización de los mercados mundiales de alimentación, destacó este jueves el secretario general de la ONU en la ciudad ucraniana de Lviv.

Tras una reunión trilateral con el presidente del país, Volodymyr Zelenskyy, a la que posteriormente se unió su homólogo turco, Recep Tayyip Erdoğan, António Guterres dijo en rueda de prensa que más de 560.000 toneladas métricas de grano y otros alimentos producidos por los agricultores ucranianos están llegando a los mercados de todo el mundo para las personas que los necesitan.

“Los precios del trigo bajaron hasta un 8% tras la firma de los acuerdos. El índice de precios de los alimentos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura cayó un 9% en julio, el mayor descenso desde 2008. La mayoría de los productos alimentarios cotizan ahora a precios inferiores a los de antes de la guerra, pero todavía muy elevados”, destacó.

Guterres instó a todas las partes a garantizar el éxito continuo de la iniciativa y resolver de forma permanentemente todas las dificultades.

“Sacar los alimentos y los fertilizantes de Ucrania y Rusia en mayores cantidades es crucial para seguir calmando los mercados de productos básicos y bajar los precios. Es esencial proporcionar ayuda a las personas y países más vulnerables”, especificó.

El secretario general también calificó de “vital” ayudar a revertir la inestabilidad en el mercado mundial de fertilizantes que supone una seria amenaza para las cosechas de la próxima temporada, entre ellas la de arroz, el producto básico más consumido en el mundo.

“Mientras tanto, las Naciones Unidas seguirán trabajando en plena solidaridad con el pueblo ucraniano para movilizar todas nuestras capacidades y recursos (…) para seguir prestando apoyo humanitario a las personas necesitadas allí donde se requiera”, afirmó.

Hay que desmilitarizar la zona de la central nuclear de Zaporiyia

A continuación, el titular de la ONU reiteró su preocupación por los ataques en la central nuclear ucraniana de Zaporiyia; recordó que la instalación no puede utilizarse en el marco de ninguna operación militar y pidió la desmilitarización de la zona.

“Debe prevalecer el sentido común para evitar cualquier acción que pueda poner en peligro la integridad física, la seguridad o la protección de la central nuclear”, advirtió y destacó la urgente necesidad de llegar a un acuerdo para que la planta vuelva a convertirse en una “infraestructura exclusivamente civil” y se garantice la seguridad de la zona.

Al mismo tiempo, indicó que la Secretaría de la ONU posee la capacidad logística y de seguridad necesarias para apoyar cualquier misión del Organismo Internacional de Energía Atómica que parta de Kiev en dirección a la central nuclear, “siempre que tanto Rusia como Ucrania estén de acuerdo”, especificó.

La ONU investigará la muerte de los prisioneros de guerra en la cárcel de Olenivka

Guterres también anunció la creación de una comisión de investigación sobre los incidentes ocurridos el pasado 29 de julio en un centro de detención de Olenivka, donde fallecieron más de cincuenta prisioneros de guerra. Rusia y Ucrania se culpan mutuamente del bombardeo de la prisión.

La pesquisa correrá a cargo del general Santos Cruz, un oficial brasileño que cuenta con más de 40 años de experiencia militar y en materia de seguridad pública nacional e internacional. La composición del equipo y el mandato de la comisión se compartieron tanto a la Federación Rusia como a Ucrania.

“Ahora continuaremos trabajando para conseguir las garantías necesarias que permitan un acceso seguro a Olenivka y a cualquier otro lugar relevante. En pocas palabras, una misión de investigación debe tener libertad para encontrar los hechos. El equipo debe poder reunir y analizar la información necesaria”, solicitó.

“Lo que ocurrió allí es inaceptable. Todos los prisioneros de guerra están protegidos por el Derecho Internacional Humanitario.”

El Secretario General pidió un acceso seguro y sin obstáculos a las personas, los lugares y las pruebas y “sin interferencias de nadie”.

Las aportaciones académicas son esenciales para el desarrollo de las democracias modernas

Previamente, Guterres inició sus actividades matutinas visitando la Universidad Nacional Ivan Franko de Lviv, cuna del derecho humanitario en Ucrania.

El rector de la facultad, Volodymyr Melnyk, recibió al Secretario General y le explicó las importantes contribuciones de la Universidad y de sus académicos a la ciencia, el derecho internacional y a la diplomacia mundial.

Uno de sus licenciados en derecho internacional, Louis Son, fue coautor de la Carta de las Naciones Unidas y Rafal Lemkin, otro graduado, fundamentó el término genocidio que más tarde introdujo Volodymyr Melnyk.

Algunos ex alumnos de la universidad se convirtieron posteriormente en jueces de la Corte Penal Internacional o fueron nominados a los Premios Nobel, incluyendo a Jan Karski, que fue el autor del concepto de holocausto.

El Secretario General se mostró “encantado” de aceptar la invitación para visitar la facultad y manifestó la importancia que tiene el mundo académico en los avances de las democracias.

“Hoy en día, mucha gente piensa que sólo importan los gobiernos, pero, al contrario, las contribuciones de la sociedad civil y las aportaciones del mundo académico son cada vez más esenciales para el desarrollo de las democracias modernas”, apuntó.

Follow Us on Social

Most Read