Sin lugar a dudas la pandemia del coronavirus ha sido un desastre en este país por el pésimo manejo de las condiciones de salubridad, la forma tan deleznable en que se abandonó a los ciudadanos a su suerte, y la manipulación de la información oficial y los desplantes presidenciales. La irresponsabilidad ha sido brutal y evidencia la carencia de ética de un gobierno al cual los ciudadanos le importamos un bledo, porque nos han mentido y nunca mantuvieron las condiciones sanitarias para ayudar a los infectados.