La violencia, el rencor imparables pero la ausencia de gobierno y de protección es evidente. Una periodista más fue asesinada en Tijuana, en el