Tiene razón la nueva ministra Margarita Ríos Farjat, los elogios, si los hay y se merecen, tendrían que ser hasta el final, hasta concluir la gestión o el periodo para el que se fue electo.