Un singular personaje que asume la vida con desparpajo, sin filiación partidista y carente de carrera política, cuya vida profesional ha corrido en la academia en la UNAM, a quien desde que asumió un relevo en el gabinete presidencial han candidateado a la dimisión o el despido, expresó en privado su opinión y lo que le consta del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Lo evidenció falaz. El tema es insoslayable…

A quienes me distinguen con su amistad y aprecio, en especial a Yaz que no me abandona, a mis hijas e hijos y hermanos, mi agradecimiento por sus líneas y felicitaciones consecuencia del Doctorado Honoris Causa con el que me distinguió el Colegio Internacional de Profesionistas C&C

En aquellos días de las vacas gordas, cuando por instrucción presidencial debíamos aprender a administrar la riqueza generada por el boom petrolero que puso a México en los cuernos de la Luna con el pozo Cantarell en la Sonda de Campeche, hasta de avión presidencial se cambió.

Ignoro la identidad del negociador que logró calmar los ánimos de Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, Silvano Aureoles Conejo, Enrique Alfaro Ramírez y José Ignacio Peralta Sánchez, cuatro gobernadores de diferentes partidos pero con el mismo reclamo por el trato que les ha dado el inquilino de Palacio, no el gobierno que es un tanto subjetivo.

Dicen que en la familia política azteca hay inquietud por la ópera prima de Emilio Lozoya Austin, que ofrecerá ante selecto grupo encabezado por el maestro de escena Alejandro Gertz Manero, en prestigiado foro de cuatro por cuatro de la Fiscalía General de la República.