¿Quién cree que administraba los dineros recaudados para la causa, vía promesas a futuro y compromisos abyectos fundados en la deslealtad y la traición de dizque priistas y hasta albiazules, primero en el perredé y luego en Morena?

¿Cuántos amigos, amigas, cuates, cuatas, compadres y comadres del licenciado López Obrador trabajan en el gobierno de la 4T?

Es vox populi que el brazo de la ley comienza a torcerse en el espacio del Ministerio Público donde se presenta la denuncia y se abre la averiguación previa, ésta que cuando es consignada ante el juez suele tener errores de procedimiento, nimios acaso pero que son clave para determinar si procede o no el ejercicio de acción penal o la vinculación a proceso.

Un singular personaje que asume la vida con desparpajo, sin filiación partidista y carente de carrera política, cuya vida profesional ha corrido en la academia en la UNAM, a quien desde que asumió un relevo en el gabinete presidencial han candidateado a la dimisión o el despido, expresó en privado su opinión y lo que le consta del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Lo evidenció falaz. El tema es insoslayable…