¡Ternurita! O lo que es lo mismo: si ya sabes cómo es Ricardo para qué lo invitas y qué trato esperabas de Felipe y de Ernesto si son tus clientes ejemplos de corrupción.