Ha sido sujeto a escarnio público por parte del presidente. Sus críticas han llegado al ridículo extremo de calificar hasta sus alimentos,