Los gobiernos más sólidos, más fuertes, con autoridad y con ley, han determinado medidas, a veces drásticas, para enfrentar al coronavirus y salvar, literalmente, a su