El presidente se siente, o está, asfixiado, necesita oxígeno, está desesperado y tronó el más delicado de sus cuetes: meterse con un expresidente

Vienen las repercusiones a la guerra sucia que ha emprendido Layda Sansores contra Alejandro Moreno y no es que se trate del presidente nacional del PRI