de su plantilla, y en otras empresas tecnológicas como Microsoft.

Reuters indicó que el Zuckerberg es uno de los tantos ejecutivos que han sonado la alarma ante una posible recesión de la economía estadounidense, pero la agencia de noticias añadió que algunos de los problemas de la compañía han autoinflingidos, como la arriesgada apuesta en el mundo virtual o metaverso.

-Análisis de Zoe Kleinman, editora de tecnología

Es la segunda ronda de despidos de grandes empresas tecnológicas en una semana, pero el tono de la declaración de Meta fue muy diferente a la defensa optimista de Elon Musk de su decisión de recortar la mitad de la fuerza laboral de Twitter el viernes.

Si bien Musk dijio que la empresa no tenía otra opción porque estaba perdiendo millones de dólares todos los días, la declaración de Mark Zuckerberg fue muy contrita. Asumió la responsabilidad, dijo, y lo lamentó.

Si conoces a Zuckerberg, sabrás que esto no es característico: no es reconocido por ser una "persona sociable" y su fijación suele ser el trabajo. Ya no tiene a su lado a su ex directora de operaciones, Sheryl Sandberg, para ayudar a calmar las aguas.

Él está literalmente apostando sus propios dólares, así como los de su empresa, en la creación del metaverso, un mundo virtual en el que cree que todos pasaremos nuestro tiempo de trabajo y diversión en el futuro.

Podrían pasar cinco o 10 años antes de que esto llegue a buen término. Si mantiene su postura y tiene razón, Meta se recuperará y, según espera, se convertirá en el rey de la nueva generación de internet.

-Prioridades

Zuckerberg señaló que la compañía se enfocaría ahora en áreas de crecimiento de alta prioridad, como inteligencia artificial, publicidad y "nuestra visión a largo plazo para el metaverso".

Meta también reducirá los costos en otros áreas, incluida la reducción de sus gastos en edificios y oficinas, y aumentará el uso de escritorios compartidos.

Los empleados de Meta afectados recibirán un correo electrónico pronto, dijo, y tendrán la oportunidad de hacer preguntas.

Los empleados estadounidenses recibirán indemnizaciones por despido equivalentes a 16 semanas de pago más una semana por cada año trabajado. Los beneficios adicionales también incluirán continuar brindando seguro médico familiar durante seis meses.

El apoyo fuera de EE.UU. será similar, pero habrá un proceso de despido por separado para tener en cuenta las leyes laborales locales.

Follow Us on Social

Most Read