el tema de la inmunidad penal invocada por el expresidente Donald Trump y lo hará a finales de abril, pocos meses antes de las presidenciales de noviembre.

 Acusado de cuatro cargos penales, el gran favorito para la nominación presidencial republicana trata de retrasar al máximo los juicios interponiendo recursos.

El 6 de febrero un tribunal federal de apelaciones desestimó que Trump tuviera inmunidad penal, reabriendo el camino para que se le juzgue en Washington por su presunto intento de alterar los resultados de las elecciones de 2020.

El tribunal de apelaciones dejó en suspenso el fallo para darle a Trump la oportunidad de apelar ante la Corte Suprema, lo que llevó a la jueza Tanya Chutkan a anunciar el aplazamiento del juicio, inicialmente previsto para el 4 de marzo.

La Corte Suprema dijo que abordaría el tema de "si un expresidente disfruta de inmunidad presidencial frente a un proceso penal por conductas que supuestamente involucran actos oficiales durante su mandato, y, de ser así, en qué medida".

::: Una decisión que satisface a ambas partes

El fiscal especial Jack Smith, que investiga el caso, recomendó a la Corte Suprema que no aceptara a trámite el caso pero, si lo hacía, que fijara un calendario acelerado.

En su decisión del miércoles, la Corte Suprema satisfizo en parte a Donald Trump al no permitir que la decisión de apelación entre en vigor hasta que se pronuncie.

Pero programando los debates para "la semana del 22 de abril" accede en cambio a la petición del fiscal especial de adelantar el plazo.

En sus alegatos, Jack Smith subrayó la "importancia nacional única de este caso penal", en el que un expresidente es "procesado penalmente por haber intentado permanecer en el poder impidiendo al legítimo ganador de las elecciones asumir sus funciones".

::: El ciudadano Trump

Los abogados de Trump aducen "inmunidad absoluta".

"A los efectos de este caso penal, el expresidente Trump se ha convertido en ciudadano Trump, con las mismas protecciones que cualquier otro acusado. Pero cualquier inmunidad ejecutiva que podría haberlo protegido cuando era presidente en el cargo, ya no lo protege", escribieron los tres jueces de apelación en su fallo, confirmando uno emitido en diciembre en primera instancia por la jueza Chutkan.

Si gana las elecciones de noviembre Trump podría ordenar el fin de los procedimientos federales abiertos contra él una vez que tomara posesión del cargo en enero de 2025.

Follow Us on Social

Most Read