EEUU, 24 de enero 2022.-- Un jurado federal de EE.UU. aprobó una acusación contra seis sospechosos de planear el contrabando de una gran cantidad de armas y municiones para el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en México, indicó este lunes el Departamento de Justicia.

La acusación de 23 cargos, presentada en una corte federal de Los Ángeles, permitió el arresto de cuatro de los acusados en el operativo "Semper Infidelis", en el que participaron varias agencias federales. Kristi Johnson, subdirectora de la Oficina en Los Ángeles de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), explicó en un comunicado que “los acusados en este caso sacaron de contrabando armas sofisticadas de Estados Unidos a uno de los cárteles más violentos de México, cuyos miembros tienen como objetivo no solo a las pandillas rivales sino también a ciudadanos mexicanos inocentes y a las fuerzas mexicanas del orden público”. Los seis sospechosos están acusados de conspirar para violar las regulaciones que “restringen la exportación de artículos que podrían hacer una contribución significativa al potencial militar de otras naciones o que podrían ser perjudiciales para la política exterior o la seguridad nacional de Estados Unidos”. Cinco de los sospechosos también están acusados de varios cargos de intento de contrabando. Marco Antonio Santillán Valencia, de 51 años, es el presunto líder de la organización que obtuvo y suministró armas, repuestos de armas de fuego y municiones al CJNG. El hombre, detenido en Whittier, una ciudad del condado de Los Ángeles, supuestamente usó las ganancias de la venta de narcóticos para comprar rifles de asalto, cientos de miles de cartuchos para rifles de asalto y numerosas piezas y accesorios de ametralladoras, algunos de los cuales fueron introducidos de contrabando en México, en su mayoría desde el comienzo de la pandemia, detalló el Departamento de Justicia. Entre los acusados detenidos por las autoridades federales también se encuentran Marco Santillán Jr., de 29 años, quien es hijo de Santillán Valencia y fue arrestado en Oregón; Michael Díaz, de 33 años, y Luis De Arcos, de 51 años. También fueron acusados Anthony Marmolejo Aguilar, de 30 años, que se encuentra detenido por cargos estatales en Carolina del Norte y aún no ha sido puesto bajo custodia federal, y Rafael Magallón Castillo, de 34 años, que se encuentra prófugo. “Este caso muestra un plan para proporcionar armas de fuego de grado militar a una importante organización narcotraficante que comete actos de violencia atroces en México para promover su objetivo de inundar a Estados Unidos con narcóticos peligrosos y mortales”, advirtió la fiscal federal Tracy L. Wilkison. El supuesto líder de la organización, Santillán Valencia, y su hijo también están acusados de conspiración de lavado de dinero.

Follow Us on Social

Most Read