-Por casos de tortura y retención ilegal

México, 21 de noviembre 2022: Después de herirlo con un arma de fuego, la Policía Federal presuntamente lo amenazó con agredir sexualmente a su esposa e hija si no admitía pertenecer a una organización criminal

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) exhortó a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) que inicie un proceso de investigación por presuntas violaciones a los derechos humanos cometidos por parte de la Policía Federal (PF) durante el sexenio de Felipe Calderón, abanderado del Partido Acción Nacional (PAN).

Específicamente, la dependencia federal señaló, a través de la recomendación 73VG/2022, que los presuntos actos violatorios por investigar son tortura y retención ilegal en agravio de una víctima, mismos que tuvieron lugar en Pátzcuaro, Michoacán, el 5 de noviembre de 2010, en pleno apogeo de la llamada “guerra contra el narco”.

Este lunes 21 de noviembre, la dependencia a cargo de Rosario Piedra Ibarra exhortó a Rosa Icela Rodríguez, titular de la SSPC, a que prestara atención a una denuncia presentada en enero de 2021 por parte de un ciudadano, quien señaló que, en la fecha precisada, elementos de la PF lo detuvieron, después, lo trasladaron a un motel donde fue sujeto de agresiones físicas.

Esta persona detalló que durante estos actos la tuvieron incomunicada y, posteriormente, la expusieron ante los medios de comunicación para, finalmente, ser presentada al día siguiente ante la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), adscrita a la Procuraduría General de la República (PGR).

Al respecto, la CNDH, tras realizar una serie de trabajos, acreditó “violaciones graves a los derechos humanos, a la seguridad jurídica, a la libertad, a la integridad personal y al trato digno por actos de tortura y retención ilegal de más de 25 horas”. Además, especificó que la víctima fue detenida durante la celebración de una boda.

Dicho dato cobra relevancia, pues, de acuerdo con lo señalado por la parte quejosa, los elementos de la Policía Federal, al entrar al salón de fiestas donde se desarrollaba el evento social, accionaron sus armas, motivo por el cual sufrió una herida en su muslo derecho: “Acto seguido, sacaron un gancho y le hicieron una ‘zeta’ en el costado, le pusieron una venda en los ojos y la dejaron hincada para tomarle fotografías”.

En un comunicado de la CNDH, la institución especifica que la víctima fue trasladada a un motel en el que le exigieron filmar un video diciendo que pertenecía a una organización criminal que emboscaba policías federales.

“La acostaron boca arriba con la cabeza colgando, le pusieron un trapo en la cara y le echaron agua helada; la amenazaron con agredir sexualmente a su esposa y a su hija frente a él, además de que la obligaron a disparar un arma de fuego con los ojos cubiertos, haciéndole creer que había matado a su compañero”

Sin embargo, la presunta tortura aún no terminó ahí, pues la víctima relató que después de eso, “fue trasladada a un aeropuerto donde abordó un avión con destino a la Ciudad de México para ser presentada ante los medios de comunicación y luego a la SIEDO, sitio en el cual permaneció arraigada 74 días sin tener claridad de los delitos que se le imputaban”.

Por su cuenta, las autoridades señalaron que la detención ocurrió en la carretera Morelia-Pátzcuaro y que había sido conducida a la capital del país por carretera; no obstante, la CNDH comprobó que dicha persona presentaba “una perturbación emocional acumulativa con indicadores característicos de un trauma psicológico”, además de que se acreditaron varias lesiones, mismas que, según los policías, se produjeron luego de que la víctima cayera de una barda al intentar evadir a los elementos de seguridad.

Follow Us on Social

Most Read