¿Cómo disminuir el estrés y aumentar la relajación?

EEUU, 29 de septiembre 2022.- Ahora hay evidencia científica que demuestra una de las habilidades más impresionantes de Barkley en una larga lista de rasgos entrañables: la capacidad de oler cuando uno está estresado.

Los perros pueden oler la diferencia entre los olores de los humanos cuando están estresados y cuando están tranquilos, según un estudio publicado este miércoles en la revista académica PLOS ONE.

Investigaciones anteriores descubrieron que los perros pueden oler cuando una persona está feliz o temerosa, pero este último estudio eliminó otros olores que competían y midió los niveles de estrés de sus participantes humanos para aumentar la precisión de los resultados.

Los investigadores recogieron primero muestras de aliento y sudor de los participantes en el estudio para utilizarlas como referencia. Después, estas personas realizaron una tarea de aritmética mental, contando hacia atrás desde 9.000 en unidades de 17 frente a dos investigadores durante tres minutos.

"Si el participante daba una respuesta correcta, no se le daba ningún comentario y se esperaba que continuara, y si daba una respuesta incorrecta el investigador lo interrumpía con un 'no' y le decía su última respuesta correcta", dijo la autora principal del estudio, Clara Wilson, candidata al doctorado en la Universidad Queen's de Belfast, en Irlanda del Norte.
El equipo del estudio recogió otra ronda de muestras de aliento y sudor después de completar la tarea.

Además, los investigadores recogieron los niveles de estrés, la frecuencia cardíaca y la presión arterial antes y después de la tarea asignada. A los 36 participantes que declararon sentirse estresados y tener un aumento de la frecuencia cardíaca y la presión arterial fueron elegidos para presentar sus muestras a los perros.

Los investigadores presentaron muestras de aliento y sudor de una persona después de la tarea a 20 perros, junto con otras dos muestras de control en blanco. Los perros debían seleccionar la muestra correcta al menos siete de cada diez veces para pasar a la siguiente fase.

En la segunda y última fase, el equipo de estudio mostró a los cuatro perros que superaron la primera fase las mismas muestras que olieron en la primera fase junto con una muestra del mismo individuo recogida antes de la tarea y un blanco. Cuando se les presentaron estas opciones 20 veces, los perros debían identificar con éxito el olor original del "estrés" después de la tarea al menos el 80% de las veces para que los resultados fueran concluyentes.

Los perros eligieron la muestra correcta en el 93,8% de los ensayos, lo que sugería que los olores del estrés eran bastante diferentes de las muestras de referencia, dijo Wilson.

"Fue fascinante ver la capacidad de los perros para discriminar entre estos olores cuando la única diferencia era que se había producido una respuesta de estrés psicológico", dijo.

Una nariz poderosa

Los perros tienen 220 millones de receptores olfativos en comparación con los 50 millones de los humanos, lo que hace que los caninos sean "extremadamente efectivos para diferenciar e identificar olores", dijo el Dr. Mark Freeman, profesor asistente clínico en el departamento de ciencias clínicas de animales pequeños en Virginia Tech en Blacksburg. Él no estaba involucrado en el estudio.

Los receptores olfativos son pequeñas terminaciones nerviosas ubicadas dentro de las fosas nasales que te permiten oler, dijo.

“Si bien no podemos saber con certeza por qué los perros desarrollaron sentidos olfativos tan agudos, es muy probable que esté relacionado con la necesidad de identificar presas, amenazas potenciales, el estado reproductivo y las relaciones familiares en un entorno de manada, entre otros”, dijo Freeman.

Se reclutaron veinte perros domésticos de los alrededores de Belfast, Irlanda del Norte, y cuatro completaron todo el estudio.

La mayoría de los perros no terminaron porque mostraron signos de ansiedad cuando se separaron de su dueño o porque no pudieron concentrarse todo el tiempo.

Si los caninos del estudio hubieran sido criados desde el nacimiento con el propósito de olfatear el estrés, lo más probable es que más perros hubieran terminado el estudio, dijo.

Había un cocker spaniel macho, una cockapoo hembra, un tipo de lurcher macho, también conocido como sabueso mestizo, y un tipo de terrier hembra. Sus edades oscilaban entre los 11 y los 36 meses.

Todos los perros tienen un fuerte sentido del olfato, pero los spaniels, terriers y lurchers probablemente habrían usado sus receptores olfativos con más frecuencia como perros de caza, dijo Freeman. Esto podría haber sido un factor en su éxito en el estudio, o podría ser una coincidencia porque otras razas como los perros perdigueros también tienen excelentes habilidades para oler.

Implementación en el mundo real

Los perros de servicio que ayudan a las personas con problemas de salud mental como la ansiedad y el trastorno de estrés postraumático pueden beneficiarse de estos hallazgos, dijo Wilson.

"Saber que hay un componente de olor detectable en el estrés puede generar debate sobre el valor del entrenamiento basado en el olor utilizando muestras de personas en momentos de estrés versus calma", dijo.

Se necesita hacer más experimentación fuera de un laboratorio para ver qué tan aplicables son los resultados de este estudio en el mundo real, dijo Wilson.

Estos hallazgos también abren la puerta a futuras investigaciones para investigar si los perros pueden discriminar entre emociones, además de cuánto tiempo son detectables los olores, dijo.

Follow Us on Social

Most Read