EEUU, 27 de agosto 2023—Se acerca la hora: a partir de 2024, ya no será gratis viajar a Europa.

El programa de exención de visados ETIAS permitirá entrar a los países de la Unión Europea a partir de US$ 7,70.

 Como su nombre indica, no se trata de un visado, sino de un sistema para que las personas de países que no necesitan visado para entrar en Europa registren previamente sus visitas. Los que actualmente necesitan visado para entrar seguirán necesitándolo.

Aunque muchos ciudadanos estadounidenses parecen escandalizados por la medida, quizá les sorprenda que el sistema ETIAS siga el modelo del programa de exención de visado ESTA, introducido en 2009 por Estados Unidos. Y, por supuesto, los ciudadanos de muchos países necesitan visados "reales" para viajar a los países de la Unión Europea, lo que supone un proceso largo y costoso.

El ETIAS se sumará a la miríada de tasas de alojamiento y "turísticas" que ya se cobran en toda Europa. Esto es lo que hay que saber sobre ellas.

::: ¿Cuándo entrará en vigor el ETIAS? :::

Inicialmente previsto para mayo de 2023, el ETIAS se ha retrasado varias veces, pero ahora parece que está en camino de entrar en vigor en 2024.

::: ¿Quién necesita la autorización ETIAS? :::

Los ciudadanos de unos 60 países fuera de la Unión Europea que actualmente no necesitan visado para entrar, como Estados Unidos, Reino Unido, Japón, Singapur y Emiratos Árabes Unidos. Los residentes en la Unión Europea están exentos, sin importar su nacionalidad.

En cambio, los que actualmente necesitan visado para entrar seguirán necesitándolo.

::: ¿Cómo funcionará? :::

El ETIAS funcionará de forma similar al programa ESTA de Estados Unidos. Los viajeros deberán solicitar permiso para entrar a la Unión Europea antes de su viaje mediante un sencillo proceso en línea.

Costará 7 euros (US$ 7,70) y cubrirá múltiples entradas durante tres años o hasta que caduque el pasaporte, lo que ocurra primero. Es más barato que el ESTA, que cuesta US$ 21 por dos años.

Según la Unión Europea, las solicitudes se tramitarán en "minutos" y la gran mayoría en 96 horas. "A algunos solicitantes se les puede pedir que faciliten información o documentación adicional o que participen en una entrevista con las autoridades nacionales, lo que puede llevar hasta 30 días más", advierten. Se sugiere no reservar vuelos ni alojamiento hasta tener la confirmación.

Para más detalles, consulta el sitio web oficial de ETIAS [aquí](https://travel-europe.europa.eu/etias_en), recurrir a terceros puede acarrear gastos adicionales.

::: ¿Qué otras tasas turísticas hay en Europa? :::

La mayoría de las ciudades de Europa continental cobran una "tasa turística" a los turistas que pernoctan en ellas. Suelen ser unos pocos euros que se añaden a la factura al final de la estancia, aunque a veces hay que pagarlos en efectivo. Si se aloja en un Airbnb, los anfitriones suelen cobrársela a su llegada.

Los impuestos suelen destinarse a amortiguar los servicios públicos afectados por los visitantes, como la recolección de basura y la limpieza de las calles. Ámsterdam, por ejemplo, destinó recientemente 7 millones de euros más a su red de transporte público. Además, suelen cobrarse solo durante un periodo determinado, de hasta una semana. De ese modo, se te recompensa si te quedas más tiempo.

La excepción notable es el Reino Unido, pero la situación está cambiando. Manchester se convirtió en la primera ciudad británica en introducir un impuesto de 1 libra (US$ 1,30) sobre las pernoctaciones en marzo de 2023.

Edimburgo parece dispuesta a seguir sus pasos, y Gales quiere introducir una "tasa para visitantes" por pernoctaciones.

::: ¿Y si no me quedo a dormir? :::

En ese caso, es probable que pagues un impuesto de pernoctación dondequiera que te alojes, ya que la mayoría de los países europeos cobran estos impuestos, aunque suelen ser más baratos en zonas menos populares. No olvides que el turismo supone una pesada carga para los destinos, a menudo en países y zonas bastante más pobres que los propios turistas.

::: ¿Y los pasajeros de cruceros? :::

Buena pregunta. Los cruceros son notoriamente malos para el medio ambiente, y las ciudades se ven inundadas de pasajeros los días de puerto, pasajeros que gastan muy poco dinero en el destino porque ya están bien atendidos a bordo.

Algunas ciudades han reaccionado aplicando tasas de llegada a los pasajeros de cruceros. Si tu barco atraca en Barcelona durante 12 horas o más, pagarás 4,75 euros (3 euros de tasa regional y 1,75 euros por cargo adicional urbano). Los visitantes de Ámsterdam que lleguen en crucero pagarán 8 euros. Si su crucero empieza o termina en Ámsterdam, o si pasa la noche en la ciudad, está exento.

Pero no solo los cruceros cobran tasas por llegar por mar. Italia tiene el "contributo di sbarco" o contribución de desembarco que los pasajeros no residentes deben pagar al llegar a las islas, ya sea en ferry público o en barco privado. Las autoridades locales fijan el precio.

::: ¿Hay ciudades más caras que otras? :::

Sí. Cuanto más popular sea un lugar, más caro será. Si te alojas en Barcelona, por ejemplo, además de la tasa turística de Cataluña, tendrás que pagar un "cargo adicional urbano" que se aplica a las estancias en la capital de la región.

Ámsterdam cobra el 7% de la tarifa del hotel más 3 euros por persona y noche.

En Viena, es el 3,2% del precio total de la habitación, excluidos el desayuno y el impuesto sobre las ventas, y luego se descuenta el 11% del resto. El resultado es un 2,5%.

En Portugal, tres municipios de la costa turística del Algarve cobran la tasa turística: Faro, Vila Real de Santo António y Olhão, que introdujo una tasa (1 euro en invierno, 2 euros en las demás temporadas) en 2023.

Cuanto mejor sea el alojamiento, más se paga. En Roma, por ejemplo, alojarse en un hotel de tres estrellas conlleva una tasa de 4 euros por noche, pero un hotel de cuatro estrellas cuesta 6 euros, y uno de cinco estrellas, 7 euros.

En Venecia, la tasa pasa de 1 euro por persona y noche en un hotel de una estrella a 5 euros en uno de cinco. La tasa solo se paga por las cinco primeras noches, en un intento de que la gente se quede más tiempo.

En París, oscila entre los 0,20 euros para un hotel de una estrella y los 5 euros por persona y noche de un lujoso hotel tipo "palais".

En Francia, en general, las tasas varían según el municipio y la clase de alojamiento: de 0,20 euros a 4,20 fuera de París.

Mientras que en Grecia se hace exclusivamente por tipo de alojamiento, con tasas que van de 0,50 euros a 4 euros por habitación y noche.

::: ¿Qué tal la tasa de entrada a Venecia? :::

La tan discutida "contributo di accesso" o tasa de entrada a Venecia, que se ha pospuesto repetidamente desde que se propuso por primera vez para 2019, está ahora prevista para 2024. Se han anunciado tarifas que van desde los 3 euros en un día tranquilo hasta los 10 euros en horas pico.

Sin embargo, esta tasa es solo para los visitantes de un día, que se cree que constituyen el 90% del número de visitantes, aportan poco a la economía local, pero causan muchos problemas en la ciudad. Si vas a quedarte a dormir en la ciudad, pagarás la tasa de pernoctación y estarás exento de la tasa de entrada.

::: ¿Solo Europa lo hace? :::

No. Muchos estados de EE.UU. cobran "impuestos de alojamiento", para empezar; además, muchos hoteles de EE.UU. añaden una "tasa de complejo turístico", que ni siquiera va a la comunidad. Los impuestos también son habituales en el Caribe, donde suelen añadirse a las tarifas hoteleras. Los turistas que llegan a Nueva Zelandia pagan un impuesto de entrada, y los que salen de Japón, un impuesto de salida.

Follow Us on Social

Most Read