México, 19 de septiembre 2021.-- No hay un culpable claro. Tampoco existen pruebas concluyentes. Mientras que la

historia del origen del covid-19 se caracteriza actualmente por la falta de pruebas y datos concretos, científicos de todo el mundo siguen buscando respuestas para saber cómo empezó la pandemia.

A medida que el mundo se acerca a la marca de dos años desde que se detectó por primera vez este nuevo coronavirus, se han producido muchos giros en la investigación de los orígenes del SARS-CoV-2, el virus que provoca covid-19 y que ocasionó la pandemia. Algunas pistas conducen a callejones sin salida, mientras que otras suscitan aún más preguntas.

Hasta la fecha, hay dos teorías principales.

La hipótesis zoonótica se basa en la idea de que el virus pasó de los animales a los humanos, ya sea directamente a través de un murciélago o de algún otro animal intermediario. La mayoría de los científicos dicen que este es el origen más probable, dado que el 75% de las enfermedades emergentes han saltado de los animales a los humanos.

Los brotes anteriores de coronavirus incluyen el primer SARS en 2003, que comenzó en los murciélagos, luego se extendió a las civetas y a los seres humanos; y el brote de MERS de 2012, que se extendió de los murciélagos a los camellos, y finalmente a las personas.

Pero también sigue existiendo la posibilidad de que el virus se haya filtrado desde un laboratorio.

Durante gran parte de 2021, la teoría de la filtración desde un laboratorio cobró fuerza. En marzo de este año, el Dr. Robert Redfield, exdirector de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. y virólogo de carrera, dijo a Gupta que cree que el covid-19 se originó en un laboratorio de Wuhan, China.

El controversial informe de la Organización Mundial de la Salud
Días después de que se emitieran los comentarios de Redfield en CNN, se publicó el esperado informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre los orígenes del SARS-CoV-2, el 30 de marzo de 2021.

El informe concluyó que un contagio directo de los animales a los humanos era una vía "de posible a probable", y un salto desde otro animal huésped intermedio era "de probable a muy probable". La entrada del virus a través de alimentos congelados era una "vía posible", y un incidente de laboratorio se consideraba "extremadamente improbable".

Rápidamente, las críticas al informe llegaron de todas partes. Más de una docena de países emitieron una declaración conjunta sobre la independencia y credibilidad de las conclusiones. El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, también se mostró crítico con las conclusiones y no tardó en calificar de "prematuro" el hecho de que el informe descartara la teoría de la fuga del laboratorio.

Follow Us on Social

Most Read